Utilizamos cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies :)

Moto G

13 de enero de 2014

Moto G Oficial

  • Pantalla: IPS 4,5", Gorilla Glass 3
  • Resolución: HD 1280 x 720, 329 ppp
  • Procesador: Snapdragon 400 a 1,2 GHz
  • GPU: Adreno 305
  • Conectividad: HSPA+, Bluetooth 4.0
  • Cámara: 5 MP Flash LED / Frontal 1,3 MP
  • Memoria RAM: 1 GB
  • Almacenamiento: 8 / 16 GB
  • Batería: 2.070 mAh
  • Dimensiones: 65,9 x 129,9 x 11,6 mm
  • Peso: 143 g

¿Merece la pena el Moto G? ¿Es bueno como indican las primeras voces, o tiene carencias notables? Desvelamos su potencial real en este análisis.

"Android de gama baja". Cuatro palabras que me producían ácido gástrico hasta hace unas semanas. Era una constante: "x marca presenta y modelo con especificaciones de gama baja, pero sin comprometer la experiencia".

Eso es mentira, acostumbraba a decir yo tras probarlos y confirmar mis sospechas. El empeño de los fabricantes en llevar a Android pesadas, feas e inútiles capas de personalización ralentizaban y, paradójicamente, empobrecían al terminal. Tampoco pedíamos tanto: una hoja de especificaciones decente y suficiente, una pantalla sin un cristal grotescamente grueso, un rendimiento fluido (sin pedir un Battlefield 4 en nuestro Snapdragon 400) y poco más.

Los fabricantes de gama baja de todos estos años han seguido a la suya, condenando a los consumidores que quisieran desembolsar poco dinero por un smartphone a tener que comprar un terminal mediocre. A acabar haciéndose la misma pregunta: "¿es normal que esto funcione así?".

Gama baja

Pero hete aquí que Motorola se ha servido una copa del mueble bar y la ha apurado con los pies encima de la mesa antes de levantarse de un salto, subirse al escenario y dejar en evidencia a cualquier otro fabricante anunciando un gama baja genéticamente preparado para convertirse en el rey del mercado de la noche a la mañana. No es para menos. Y en este análisis verán por qué.

Moto G

Simple. Precioso. Genial.

Diseño

Primera impresión al sacarlo de la caja: es un poco grueso. Esta impresión se mantiene con el tiempo, y aunque se siente muy bien en la mano y es completamente manejable, no deja de dar esa sensación, por otro lado suavizada por el hecho del diseño curvado, que lleva el grosor desde el punto mínimo en el borde con 6 milímetros hasta el máximo de 10,6 milímetros en el centro. Pero insisto, en la mano se siente genial. Sus 4.5 pulgadas y sus bordes, bastante contenidos, hacen que manejarlo a una mano sea bastante factible casi siempre. No se hace nada aparatoso salvo que tengas las manos muy pequeñas.

Moto G borde

Repite la máxima del Nexus 5: menos es másViene en color negro, aunque su carcasa trasera es intercambiable por una de las Motorola Shell, carcasas de colores que cuestan unos 15 euros / dólares y que llegan en una gama de colores absolutamente preciosa. Por mi Moto G han pasado tanto la turquesa que aparece en las fotografías como la amarillo lima, y son realmente bonitas. Mucho más que, por ejemplo, los colores de los iPhone 5c.

Punto negativo del diseño: el altavoz está situado en la parte posterior, así que escuchar música o una conversación dejándolo apoyado en una superficie plana, como una mesa, anulará el sonido. Por lo demás, cualquier "contra" es más una cuestión personal: prefiero que la salida de auriculares esté en el borde inferior que en el superior, por ejemplo. Al margen de eso, me parece un diseño juvenil, divertido, sencillo y sobrio.

Pantalla

En un smartphone de menos de 200 dólares, lo normal es pensar que va a ser bastante limitada. Pero hablar de un panel IPS con resolución HD de 4,5 pulgadas, ilusiona. Y cuando lo tenemos delante, más aún. Su ángulo de visión es muy alto, y al verla desde los bordes, sus textos siguen siendo legibles. Al ser un panel IPS y no AMOLED, por ejemplo, los blancos no azulean rápidamente en cuanto dejamos de ver la pantalla desde el frente.

Moto G

Su reproducción de los colores y su contraste son muy buenos, de hecho esta pantalla es de lejos la mejor de su gama. No es tan bueno su contraste de blancos, que le hacen tener una temperatura de color algo fría. Su pantalla no es demasiado reflexiva, así que el desempeño bajo la luz solar está asegurado, no se queda como una pantalla imposible de usar de forma mínimamente satisfactoria. Su brillo es superior al de muchos otros smartphones. Por ejemplo, en su nivel más bajo o al 50 %, está por encima de iPhone 5c o HTC One. Sinceramente, no esperaba que la pantalla del Moto G fuese tan buena.

Software y rendimiento

Moto G Assist 2En Motorola, que además de ser hijos adoptivos de Google no tienen un pelo de tontos y saben lo que se cuece, se han aferrado a ese rol que llamaremos "Protocolo de No Intervención". Si los Nexus se están llenando de alabanzas precisamente por el buen desempeño de Android únicamente con los servicios de Google integrados (que no "Android de stock", que no es el caso), lo sensato es no modificarlo, o al menos hacerlo de forma mínima y discreta. Y eso han hecho: la "capa" de Motorola se reduce a una hermosa animación al encender el Moto G, Assist, de la cual hablaremos juego, y la integración de una cuenta Motorola para proteger nuestro terminal en caso de robo o el servicio Moto Care.

Assist

Las aplicaciones que Motorola añade son realmente útilesResumidamente, viene a ser un modo No molestar de iOS, pero vitaminado. La premisa es la misma, que no nos molesten mediante notificaciones sin tener que recurrir al modo avión. Para ello va más allá que iOS. Tiene un modo nocturno con un intervalo programable, pero es bastante más inteligente: si tenemos una reunión programada en nuestro calendario, se activará de igual manera; si detecta que por nuestra velocidad estamos conduciendo, también se activará para evitarnos distracciones. Todo de forma configurable.

Lo que Assist implica es lo que deberían haber entendido desde hace tiempo varios fabricantes: si hay que añadir algo a un Android que ya lleva un tiempo maduro y siendo una buena opción por sí misma, ha de ser lo justo y necesario, no una lavada de cara de arriba a abajo y una saturación de funciones y aplicaciones que son más de lo mismo, y en muchos casos, peor.

Benchmarks

Una cámara pobre

El punto más flojo del terminal. Se queda en "correcta" en fotos con buena luz, apta para un uso básico, como el de las imágenes para colgar en redes sociales o compartir por mensajería instantánea. En baja luz la cosa empeora, y los resultados lo evidencian: problemas a la hora de enfocar, ruido notable... Ahí deberías ir olvidándote de hacer fotos artísticas o que luzcan en tu Instagram, y ya ni hablemos de Flickr, para entendernos.

Moto G Cámara

La interfaz de la cámara es muy similar a la del Nexus 5, pero con una pequeña modificación: deslizar el dedo hacia la derecha desde el borde izquierdo abrirá los ajustes de cámara. El mismo movimiento a la inversa abrirá la galería. Tocar en cualquier zona de la pantalla hará la foto, algo que se puede desactivar para poder enfocar con ese toque en cualquier zona. Trae modo panorámico, vídeo a cámara lenta, y modo HDR.

Si te va a enamorar, no lo hará por su cámaraPara ver ejemplos de fotografías tomadas con el Moto G, ahí van unas cuantas que te harán comprender lo limitada que está su cámara. Es importante saber esto sobre todo para los aficionados a la fotografía móvil, quien si buscan un smartphone aceptable en este sentido en este rango de precios, quizá deberían valorar el Lumia 525, parejo en rendimiento (con Windows Phone 8 en el caso del Lumia, claro) y especificaciones, aunque con peor pantalla y mejor cámara. La del Moto G al menos es bastante rápida tanto para enfocar como para apenas tener que esperar entre una imagen y otra.

La cámara cumple en exteriores con buena luz, aunque el nivel de detalle es otra cuestión.

La cámara cumple en exteriores con buena luz, aunque el nivel de detalle es otra cuestión.

Así es como se desempeña en interiores.

Así es como se desempeña en interiores.

Su macro es más que aceptable, pero su HDR parece apocalíptico.

Su macro es más que aceptable, pero su HDR parece apocalíptico.

Y así fotografía la cámara del Moto G de noche.

Y así fotografía la cámara del Moto G de noche.

Viendo que su hermano mayor el Moto X, un smartphone de gama alta, también tiene en su cámara el componente más mediocre, parece más un problema de Motorola que no un hardware limitado por el precio. Aunque no sería justo pedirle mucho más al Moto G.

Autonomía: otro win, y van...

Moto G CajaPara poner a prueba su autonomía, partí de la premisa de que el Moto G es un smartphone destinado a tipos de usuarios diversos, siendo parte importante aquellos que no son hard-users de su smartphone, que no viven permanentemente conectados y le dan un uso intensivo, sino que hacen un uso más moderado de su smartphone. Así que he probado el Moto G de estas dos formas.

Mejor de lo que estamos acostumbrados a verHaciendo un uso intensivo del Moto G, nunca (y esto no suele ocurrirme) he llegado al final del día sin batería. Curioso que esto haya ocurrido en un terminal fuera de la gama alta. Ese uso intensivo comprende unos 70 minutos con Spotify, 30 minutos de navegación web, pantalla encendida durante 5 horas, y notificaciones push activadas en Tweedle, Gmail, Pinterest, Facebook, Instagram, Foursquare, y actualizaciones de Google Play. Por otro lado, con un uso moderado, llegó sin problemas a los dos días, y de hecho al finalizar el segundo todavía no se había apagado. En espera, con datos móviles activados y las mismas notificaciones push, llegaba al final del primer día con un 60 % de batería.

5 disparos finales

  • Su cámara cumple en condiciones de buena luz para un uso básico, como el de la subida a redes sociales. De noche no alcanza ni a eso.
  • Tiene Radio FM, que pese a que no la uso ni la usaré, sigue siendo algo a echar de menos para bastantes usuarios.
  • Ni microSD ni batería extraíble. Lo primero, en un terminal con 16 GB como máximo, es una pequeña contra.
  • En países emergentes como los latinoamericanos y un país en crisis como España, el Moto G va a arrasar. Y ya lo está haciendo.
  • Si le pone las cosas difíciles al resto de fabricantes de gama baja, las marcas nuevas que andan buscando hueco en el mercado lo tienen casi imposible con el Moto G.

Conclusión

9

A los fabricantes no les ha tenido que hacer ninguna gracia la llegada del Moto G. Y yo que me alegro. Con él, Motorola ha dado en el clavo: buena tecnología a un precio asequible para que (casi) cualquiera pueda acceder a ella. Los mismos fabricantes que ahora se quejarán de que la estrategia de Google es injusta en base a no sé qué baremo de la industria. Lo siento, pero si Samsung, Sony, Huawei, LG y demás hubiesen hecho algún gama baja sin experiencia de usuario frustrante, pantallas de tercera y crapware, ahora me darían pena. Pero no ha sido el caso. Dejaron la morralla para quien simplemente quería un smartphone económico. Ahora que no vengan a pedir cuentas después de años de vender trucha a precio de marisco la víspera de Nochebuena.

Si usted, querido lector, está buscando un smartphone por debajo de los 200 dólares, lo tiene fácil: Moto G. Y en el caso de que quiera una mejor cámara, o le haga gracia Windows Phone 8, Nokia Lumia 520. No hay más. Se ha convertido en mi móvil favorito por poder ofrecer una buena experiencia de uso a un precio apto para las masas, y creo que deberíamos valorar un poco más esto y un poco menos a los gama alta a los que no pueden aspirar tantos.

Sólo flojea en la cámara. Pero sería muy injusto pedirle aún más al Moto G con el precio que tiene. Por lo demás, nadie diría que eso es lo que cuesta; o mejor dicho, no cuesta lo que vale. Ya lo dijo Motorola en su presentación: "Como no perdemos tiempo en duplicar funciones de Android o Google Services, podemos hacer modificaciones menores al software que nos deja conseguir una performance superior a equipos como el Galaxy S4, que cuesta el triple que el Moto G". Lo dijeron con mucha razón. Me despido de esta reseña del Moto G con un nombre: "Motorola". Recuerden esa marca para este 2014.

Pros
  • Pantalla, rendimiento, sonido, diseño, manejabilidad...
  • Batería. Merece un punto especial. Para usos no-intensivos, llega a dos días holgada.
  • La capa de Motorola es mínima: la animación inicial y dos utilidades que no trae Android.
  • Su precio es espectacular.
Contras
  • La cámara es algo mediocre: ¿se podría haber hecho algo mejor a ese precio?
  • La carcasa trasera se ensucia con mucha facilidad.
  • Ni modelo de 32 GB ni forma de ampliar su capacidad de almacenamiento.
Comentar
Javier Lacort

Javier Lacort

En la intersección entre tecnología, humanidades y cultura. Hipertextual. Parte de LST Podcast. Más artículos del autor »

Comentarios