Utilizamos cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies :)

Samsung Galaxy S4

9 de mayo de 2013

La cuarta generación de un icono. La gama Samsung Galaxy S, que debutó en 2010 para destronar al entonces incontestable iPhone, ha ido creciendo durante estos tres años. Alcanzó la madurez con el Samsung Galaxy S III, cuando dio un serio golpe de autoridad. El Samsung Galaxy S4 viene para pulir todo lo que no cuajaba en su predecesor, como pantalla o cámara. Y lo cierto es que me ha sorprendido, para bien.

Diseño

Si nos ceñimos únicamente al aspecto visual, el Samsung Galaxy S4 es uno de los smartphones más hermosos que he visto nunca. El último gadget que se llevó una impresión así por mi parte fue el iPad mini. El HTC One, también muy bonito, no me parece tan agradable de ver en la mano, y eso que se trata de mi smartphone favorito a día de hoy. Si el Samsung Galaxy S III ya me parecía un acierto estético, este modelo logra ir más allá, con detalles como los marcos de pantalla más finos, o el botón de inicio centrado. En definitiva, sus líneas curvas y su diseño me parecen realmente buenas.

También hay otros detalles bien logrados, como el botón de desbloqueo, que está donde debe estar, en el borde derecho, igual que en el LG Optimus G, o los Nokia Lumia, que lo tienen más centrado. Me parece el lugar lógico por excelencia para un botón así en smartphones con pantallas de más de 4,2 pulgadas, en contra de su rival el HTC One, que siendo bastante alto mantiene el botón en el borde superior, imposible de alcanzar con una mano.

A pesar de su buen diseño, no es perfecto, y tiene algunos inconvenientes a matizar. Por ejemplo:

  • Altavoz: en la parte trasera. Mal. Es el enésimo gama alta que lo sitúa ahí. Si lo comparamos con el HTC One, que lo tiene (los dos, de hecho, es estéreo) en el frontal, permitirá escuchar el sonido aunque lo apoyemos en una mesa, por ejemplo. A cambio, ubicarlo en la trasera permite que la pantalla ocupe un mayor porcentaje del frontal, lo cual redunda en que es muy muy manejeable, más que el HTC One, a pesar de tener una pantalla mayor. Es uno de los equilibrios a los que tienen que hacer frente los fabricantes, y cada uno escoge un camino u otro.

  • Botón de inicio. HTC o Nokia nos han enseñado a apreciar las bondades de los botones capacitivos. Mis plegarias para que Apple lo adopte de una vez ahora se extienden a Samsung, quien está más abierta a cambiar sus patrones y debería haberlo hecho con el Samsung Galaxy S4... o al menos pensarlo para el próximo. Un botón de inicio físico, en 2013, me parece un atraso.

Eso sí, es muy fino y muy ligero. Muchísimo. No es el smartphone más fino del mercado, ni tampoco entre los de gama alta de las principales marcas. El iPhone 5 es más fino, pero no tiene unos bordes redondeados, por lo que el Samsung Galaxy S4 le iguala -cuanto menos- en cuanto a sensación al tenerlo en la mano. Para transmitir mejor la esencia del Samsung Galaxy S4, tenemos el vídeo que José Jacas ha grabado con nosotros, en el que se comprueba de la mejor forma posible cómo es en vivo la nueva estrella de Samsung.

Acabados

Samsung Galaxy S4 31

Partimos de la base de que el cristal o el aluminio son lo más utilizado para, al menos, la carcasa posterior de los gama alta de la competencia. El caso del Nokia Lumia 920, policarbonato muy resistente que da sensación compacta. El Samsung Galaxy S4 ha escogido la opción del policarbonato, pero en una tapa muy fina y endeble, con lo que demuestra que los acabados están supeditados a los acabados, si lo comparamos con la trasera del 920, del mismo material.

Acepto que utilicen policarbonato, acepto que lo hagan por ligereza y para que sea más fácil retirar la batería, como siguen manteniendo en Samsung. Pero no me parece justificable que en el smartphone más caro del mercado, la tapa trasera sea tan endeble como en la siguiente imagen:

Samsung Galaxy S4 41

Plástico al margen, el Samsung Galaxy S4 se siente verdaderamente bien en la mano. Es muy agradable, muy ligero, y muy manejable. No creo que sea perfecto, ninguno lo es, pero en este punto no he sentido nada mejor en relación tamaño de pantalla, tacto y manejabilidad.

Pantalla

Samsung Galaxy S4 47

No es la mejor, pero es muy buenaTras el regusto amargo que dejó el Samsung Galaxy S III y su pantalla PenTile, la obligación de montar una pantalla excelente en el Samsung Galaxy S4 se hacía mayor viendo las ofertas de la competencia: la del iPhone 5 con la eliminación de capas intermedias entre cristal y panel LCD, la del Sony Xperia Z, o la que a mi juicio es la mejor del mercado, la del HTC One y su increíble nitidez y densidad de píxeles (468 ppp). La necesidad de que Samsung respondiera era vital. ¿Lo ha hecho? Sí. La pantalla del Samsung Galaxy S4 es muy buena, aunque un peldaño por debajo de las de la competencia. HTC ha logrado sorprender profundamente en este aspecto, quizás Samsung debería tenerlo en cuenta para el próximo Galaxy S, y dar el puñetazo en la mesa definitivo.

Samsung Galaxy S4 35

Pantallas modos
Como la del Nokia Lumia 920, también es de alta sensibilidad, lo cual permite usarla con guantes u otros objetos. Al contrario que otras características que mencionaré más adelante, esto sí me parece algo útil que ha de convertirse en un estándar para el resto de marcas. Desde guantes cualquiera en invierno, hasta utilizar punteros improvisados para cuando tenemos las manos mojadas o sucias, a falta de que sea rugerizado.

Sus 5 pulgadas, por lo explicado antes con el diseño, son sorprendentemente manejables a una mano. Aunque tengo las manos grandes, otros sí han podido manejarla con soltura relativa. Ser Gorilla Glass 3 le hace ser especialmente resistente, y al tratarse de un panel Super AMOLED, se reviven algunos vicios de Samsung como fabricante. Por ejemplo, los del mercado de televisores; quema los colores para que se vean muchos más brillantes. Algo similar ocurre con el Samsung Galaxy S4: cae en saturaciones excesivas para dar una sensación más viva y brillante. Donde sí queda retratado es con su mala respuesta ante la luz solar. No es pésima, no hace imposible ver los contenidos, pero podrían ser muchísimo mejores.

Así y todo, el resultado es muy satisfactorio. Para concluir, el Samsung Galaxy S4 ofrece en sus ajustes de pantalla cuatro modos distintos aparte del de optimizar la pantalla: Dinámico, Estándar, Fotografía profesional, y Película. Éste última conserva tonos mucho más suaves e incluso 'apagados', mientras que el Dinámico supone una saturación bestial de los colores. Los otros dos quedan en un plano intermedio.

Cámara

El campo de batalla está más difícil que nunca. Aparte de la obligada comparación con el Samsung Galaxy S III para ver cuánto ha mejorado su cámara de una generación a otra, la lógica dice que debería ser como mínimo tan buena como la de los competidores directos que se sitúan en una gama similar de precios. O al menos en algunos aspectos. Pero primero vamos a ver qué tal es de forma orgánica. Sus especificaciones básicas son un sensor Exmor RS de Sony con una apertura máxima de f/2.2 y 13 megapíxeles de resolución.

Foto tomada con el modo HDR

Foto tomada con el modo HDR

Excelentes fotos diurnas, mediocres nocturnasSu respuesta es excelente en exteriores con buenas condiciones de luminosidad, aunque si enfocamos a zonas de sombra el sujeto principal no estará en absoluto iluminado, sino que se verá totalmente oscurecido. Por ejemplo, al fotografiar un edificio en la sombra, mostrando el cielo muy brillante. Esto ocurre con el modo automático y los ajustes predeterminados, aunque jugando con opciones como el modo de medición (pasando a matriz, por ejemplo), se soluciona este problema. Es la ventaja de tener una aplicación nativa de cámara que permite modificar ampliamente los ajustes.

Samsung Galaxy S4 18

Además de esos ajustes, la cámara del S4 tiene varios modos. Algunos muy llamativos, como el 'Drama', para capturar secuencias de movimiento en una misma imagen. Idóneo para capturar saltos sobre un monopatín, por ejemplo. Otros están más estandarizados: HDR, Foto animada, Best Face, Sound & Shot, Deportes, Noche, Borrado (cuando antes de hacer una foto sabemos que habrá algún elemento que deberemos eliminar), o las ya clásicas Panorámicas, que son particularmente buenas: algunos dispositivos presentan problemas de 'cosido' al unir las distintas tomas, o 'arrastran' imágenes. Estos problemas no los he notado en el S4, ni siquiera al tomar una panorámica en un lugar tan concurrido como el Parque del Retiro durante un día soleado. Las personas o barcas en movimiento no han supuesto un problema para la panorámica, que realmente logra aparentar ser una única fotografía.

Panorámica 1

Las fotos nocturnas o en interiores con baja luz son otro cantar: llenas de ruido, con no demasiada luminosidad. Samsung ha concentrado sus energías para mejorar la cámara en situaciones diurnas con buena luz, pero seguramente ha descuidado demasiado las situaciones con escasa luz. Aumentar el ISO manualmente consigue algo más de luminosidad... y mucho más ruido. De una forma inesperada en el terminal más caro del mercado, que llega siete meses después del Nokia Lumia 920, el rey actual en fotografías con baja luz. Vale que el peso puesto en la cámara no es el mismo, pero realmente esperaba más del S4 en este sentido.

Sistema operativo

A estas alturas de la película, ya deberíamos saber que los fabricantes han acabado relegando a Android a un segundo plano. Lo vimos más patente que nunca durante el MWC 2013, y con cada nueva presentación se comprueba cómo no se destaca -sino al contrario- que se cuenta con Android como sistema operativo. En esa línea, tanto Samsung como Sony, HTC o LG, entre otros, apuestan por sus propias capas de personalización, sus propias aplicaciones y servicios nativos que les ayuden a diferenciarse del resto. Samsung se ha convertido en un experto en esto, pero ello no implica que lo haya hecho con buenos resultados. Tampoco es un detalle que el modelo comercial de 16 GB (que en la práctica, en cualquier smartphone, son menos), sólo ofrezca 9,15 GB de almacenamiento.

Samsung Galaxy S4 32

El Samsung Galaxy S4 ha continuado la tendencia de los anteriores Galaxy S, y ha implementado un buen número de características extras que, en mi opinión, sirven para nada, o para bien poco. En algunos casos, que ni siquiera funcionan a la perfección. Hablo de Smart Scroll, Smart Stay, Air View, o Air Gesture. Funcionalidades propias del terminal que sirven para interactuar con nuestra mirada, las dos primeras; o con los gestos que trazamos en el aire, sin necesidad de tocar el terminal, en el caso de las dos últimas. En muchos casos, entre los que me incluyo, los usaremos para probarlos el primer día con el terminal... Y se acabó. Pasarán a un cajón de donde no volverán a salir.

Las aplicaciones nativas tienen una estética inconexaTema estética de las aplicaciones. Fallo garrafal de Samsung. Se aprecia en muchas de ellas un claro -y buen- intento por mejorar su diseño: tipografías, imágenes de alta calidad, texturas agradables... Pero es en algunas, no en todas. En el resto, hay una grave falta de armonía y similitud en sus interfaces. O lo que es lo mismo: es muy evidente que diferentes departamentos se han ido encargando de crear estas aplicaciones, y lo han hecho de forma descentralizada, sin comunicarse entre ellos, sin establecer unas pautas a seguir o unos cánones básicos. El resultado se puede comprobar en las siguientes capturas:

Pantallazos S4

Por otro lado, más allá de que hayan aplicaciones con interfaces inconexas entre ellas, Samsung tiene otro problema grave a la hora de desarrollar aplicaciones nativas, y es que incluso en las aplicaciones en las que se ha esmerado utilizando tipografías neue o escogiendo bien las imágenes, hay detalles desastrosos. No es de recibo que el fabricante con más beneficios del mundo, que ya tiene el dudoso honor de fabricar el smartphone más caro del mercado, deje ver palabras como Aprendizaj, o Cumpleañ, o utilizar abreviaturas como Def fondo de pan en lugar de Definir fondo de pantalla. Es inverosímil, es estúpido, y propio de teléfonos de marcas chinas desconocidas de 2005. Asimismo, la tipografía de las capturas no es la que viene por defecto en el Samsung Galaxy S4, sino que la reemplacé por Helvetica. Ninguna de las tipografías nativas me convencía, por no hablar de que Cool Jazz, Rosemary o Choco Cooky no me parecen tipografías serias ni elegantes para un teléfono que sí lo es.

Pantallazos

Dado este palo, corresponde ir a los aciertos de Samsung. Por ejemplo, con la multiventana, algo que me gustaría ver también convertido en un estándar, especialmente en tablets, pero también en smartphones con pantallas generosas. En algunas aplicaciones no tiene demasiado sentido, pero poder dividir la pantalla para usar YouTube en una parte y Twitter en otra de forma simultánea, por ejemplo, me parece un acierto. De la misma forma que integrar de serie el widget de energía en el centro de notificaciones es algo tremendamente útil. Otros fabricantes deberían hacerlo, o al menos permitirlo, y no es el caso. Podemos discutir si Samsung hace bien metiendo 18 toggles, quizás sean excesivos, pero es de justicia agradecer que el widget esté ahí, pueda editarse, y en definitiva, sea muy útil.

Autonomía

Batería drenadaA estas alturas, no suelo tener esperanzas en que llegue un smartphone de la noche a la mañana cuya batería rebase el día de uso intenso, sin moderación. Menos aún si no se ha hablado de ello en su presentación, caso de cualquiera, incluido el Samsung Galaxy S4. Dando esta batalla por perdida a medio plazo, mis expectativas con el Samsung Galaxy S4 iban encaminadas a una autonomía estándar: un día de uso medio. Así que para averiguar qué tal respondían esos 2600 mAh en el mundo real, sometí al Samsung Galaxy S4 a algunas pruebas distintas que nos permitirán hacernos una idea de su aguante.

En primer lugar, opté por lo natural. Con mi microSIM insertada y los ajustes habituales de mi uso del día a día en un smartphone. Brillo al 50 %, 3G activo, Wi-Fi activo y conectado la mayor parte del tiempo, notificaciones push para Line, WhatsApp, Gmail, Twitter, Facebook, Instagram, etc. Uso de unos 60 minutos de Spotify, uso recurrente para ver algunas notificaciones de mensajería instantánea, unos 20 minutos jugando a Into the Dead, etc.

En segundo lugar, decidí rescatar a un clásico de YouTube y ver qué desgaste tenía la batería exponiéndola a él. Hablo del mítico Epic Sax Guy, en la versión de 10 horas. Pantalla completa, brillo al 50 %, 3G y NFC activados, conexión Wi-Fi, volumen máximo a través de auriculares. Con 50 minutos de reproducción, la batería descendió un 27 %.

Tras varios días de uso, detecté algo anormal, sentí que algo estaba drenando de forma salvaje la batería. Tras dejarlo encendido en casa de las 21.30 h a las 5.00 h del día siguiente (siete horas y media), la batería descendió un 61 %, sin haberlo podido ni tocar. Gracias a las estadísticas de uso de Android comprobé de dónde venía la sangría: de la sincronización en segundo plano de los servicios propios de Google, lo cual consumió la mayoría de la energía.

Conclusión

8.5

El Samsung Galaxy S4 me ha ido gustando más y más con el paso de los días, usándolo como mi smartphone principal. TouchWiz o su carcasa de plástico están lejos de ser mi objeto de deseo en un terminal, pero otros muchos aspectos muy positivos lo compensan: pantalla, cámara en condiciones diurnas, ligereza, manejabilidad, o la fluidez conseguida.

Es un smartphone muy compensado, muy buenoHa tenido que llegar el Galaxy S más continuista -de él decían que era lo que el iPhone 4S al iPhone 4- para ser el que más llame positivamente mi atención, tras no haberlo hecho en exceso ninguno de los tres anteriores. A efectos técnicos, no tiene nada que se posicione claramente como lo mejor del mercado: ni su pantalla, ni su cámara (menos aún de noche o con poca luz), ni su capa de personalización. Además, no tiene demasiados detalles (el puerto de infrarrojos y poco más, en contra del rugerizado del Xperia Z, por ejemplo) que le hagan despuntar.

Pero si lo vemos desde una perspectiva global, queda un terminal muy compensado, lo cual le valdrá para pelear muy seriamente por el título a smartphone del año. Y eso que la competencia está más feroz que nunca, con Sony y HTC sumándose a la fiesta normalmente protaganizada por Samsung y Apple, actores como BlackBerry o Nokia esperando lo próximo de sus sistemas operativos para asaltar el puesto, y la sombra de quien planea esperando aterrizar en forma de X Phone.

Pros
  • Se siente increíblemente bien en la mano y el diseño es precioso
  • La cámara, con luz diurna, es fantástica
  • Fluidez, buen rendimiento; procesador y RAM hacen su trabajo
Contras
  • Las aplicaciones nativas tienen una estética inconexa y algunas están mal diseñadas
  • Materiales y acabados que deberían ser mucho mejores
  • TouchWiz sigue siendo un talón de Aquiles
Comentar
Javier Lacort

Javier Lacort

Coordino ALT1040 y Think Big. Hablo de tecnología, industria móvil, cultura e Internet. Más artículos del autor »

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.