A pesar de que Android es un gran sistema operativo, siempre se ha visto afectado por un problema bastante grave: la fragmentación. Después de meses –o años-- de usuaruios quejándose sobre esa inconsistencia, Google ha decidido tomar cartas en el asunto y ha establecido como requisito obligatorio a los fabricantes de dispositivos corriendo Android 4.0 ICS y posteriores incluir una versión no modificada de Holo UI –la interfaz de Ice Cream Sandwich-- por defecto en sus terminales. De no cumplir con esta nueva regla, el castigo será que el dispositivo no tenga acceso al Android Market.

La principal ventaja de la nueva política de Google será que los fabricantes podrán liberar las actualizaciones de Android más rápido, pues sus interfaces personalizadas solamente estarán corriendo “encima” de Holo UI. Así es, Blur, Sense, TouchWiz y el resto no desaparecen; aunque pocas personas las extrañarían, seguirán en nuestros dispositivos, pero los menús, widgets y ventanas de ajustes seguirán los estándards de Android 4.0. Resulta interesante que, a pesar de los estándards impuestos, los fabricantes aún contarán con la posibilidad de personalizar sus dispositivos con Android.

El uso de un tema standard como Holo también facilitará el trabajo de los desarrolladores, quienes ahorarrán tiempo porque el diseño se hará en base a un conjunto estándard de elementos y. Como todos usaran los mismos, no tendrán que preocuparse en codificarlos para cada aplicación; de esta manera, se espera que las aplicaciones se vean y se sientan más integradas con el sistema operativo. Así es como Google pretende mejorar e impulsar la comunidad de desarrolladores en Ice Cream Sandwich y posteriores versiones de su sistema operativo.

Un gran movimiento por parte de Google, que además era bastante necesario retomara un poco el control sobre su sistema operativo. Otro paso interesante sería exigir que las interfaces de usuario propias de fabricantes incluyan la opción de desinstalar, por si el usuario así lo desea, pero tal vez eso ya es mucho pedir. Con la seguridad de que cuando bajemos una aplicación del Android Market se va a “ver y sentir” integrada con el sistema operativo, además de que los móviles recibirán actualizaciones más rápido, el futuro de Android luce muy bien.

Vía: Android Central