Apple logró el sí a 27 patentes, algunas podría revelar lo que se planea incluir en nuevos dispositivos móviles, mientras que otras, por ahora, sólo sirven para respaldar el gran baúl con el que no dudarían abrir para hacerle frente a cualquier empresa que atente con la propiedad intelectual que la la oficina de patentes de Estados Unidos ha concedido.

A pesar de que se publican un total de 27 patentes, sólo algunas resultan interesantes porque las demás simplemente complementan solicitudes que en otras oportunidades se han requerido como pantallas sensibles a la luz. Lo primero que realmente me llama la atención es que se concedió la patente que permitiría la carga inductiva de dispositivos móviles y obviamente lo primero que me viene a la mente es que la próxima generación del iPhone podría integrarla o, por qué no, todos los dispositivos móviles de Apple. La patente revela una base donde se acoplaría el dispositivo, aparentemente no hay ningún tipo de carcasa por lo que debemos asumir que se integraría el chip en el equipo.

La mayoría de las empresas esperan a tener la propiedad intelectual para poder integrar nuevas características en sus dispositivos, es el caso de Apple y es por eso que posiblemente veamos algo como esto en nuevos equipos a corto plazo. La metodología de Apple cambió un poco y ya no esperan tanto tiempo para integrar características que ya viene incluyendo otras empresas. Samsung con el Galaxy S3 ya es un competidor fuerte y ellos ya han configurado su equipos con prestaciones que si o si deben incluirse en el nuevo iPhone para poder resaltar o, como dice el CEO de Foxconn: El iPhone 5 pondrá al Galaxy S III en vergüenza. Obviamente esto hay que verlo para poder creerlo.

Por otro lado, otra patente que ya le pertenece a Apple también guarda relación con los dispositivos móviles, pero esta vez concierne a iOS. A diferencia de la patente anterior, no sirve más que para respaldar ante otras plataformas (Android, por ejemplo) y comenzar un litigio o retener equipos como ya sucedió con HTC. Los documentos revelan que las patentes abarcan el desplazamiento (o scrolling), la forma de rotar la interfaz y la redimensión de documentos. Esta última es importante porque no sólo se limita a iOS en general (incluye al iPad), sino que también abarca los ordenadores de Apple.

Entre otras patentes también se menciona el efecto para ajustar la velocidad de vídeos, respaldo y restauración de la configuración de usuario, entres otras. Lo que se publica por medio de la oficina de patentes no revela con exactitud la amplitud de la patente, pero de igual forma resulta curioso la cantidad que Apple sigue sumando en base al funcionamiento del software.

Vía: Appleweblog