¡No te pierdas nuestro contenido!

Cuando los números comienzan a disminuir en una empresa, los cambios —bajo presión o no— se comienzan a notar y más aún cuando se trata de gigantes como es el caso de Nintendo.

Nintendo Pokédex iOS

Para nadie es un secreto que Nintendo viene con bajas ventas, para algunos fue motivo de la vejez de la Wii pero para otros fue por el simple hecho de no adaptarse a la demanda actual liderada por plataformas móviles.

Al parecer, después de tanto negarse a ello, Iwata se habría dejado convencer y comenzó a ceder permitiendo la publicación de una aplicación para iOS en la App Store de Japón.

Pokédex no es un juego, es una aplicación de información y no tiene nada que ver con Mario (del que se cree podría ser el primer juego oficial de Nintendo para móviles), pero sí con Pokémon porque ofrece una enciclopedia completa de todas las criaturas.

Llama la atención es que Nintendo aprobó esta aplicación después de haber lanzado un primer juego (muy básico) en 2011 para iOS y Android que duró apenas un mes disponible. La aplicación no es gratis pero tiene un precio bajo ($2.99 aproximadamente), sin embargo al final se termina invirtiendo 30 dólares si se compra el contenido que se ofrece dentro de la aplicación (in-app) para completar toda la información.

Esto no quiere decir que Nintendo ya esté viendo un modelo de negocio a través de las plataformas móviles, de hecho sólo está limitado a Japón, pero sin duda es un comienzo. Claro, siempre están las declaraciones oficiales valiéndose de que Nintendo dejaría de ser Nintendo.

"La estrategia de Nintendo por desarrollar software sólo para su propio hardware no ha cambiado y no cambiará". Dejo un portavoz de Nintendo en 2011, Iwata lo recalcó en 2012.

El tema causa interés por las declaraciones hechas por las primera voces de la empresa, pero no hay que olvidar que una compañía de esta magnitud tiene detrás directivos, siendo precisamente estos que en vista del crecimiento exponencial sobre la adopción de las plataformas móvil, comenzaron a presionar para que Nintendo optase por un nuevo modelo de negocio tal como lo viene haciendo Sony, pero sin prisa.