¡No te pierdas nuestro contenido!

Hace muy poco les hablaba de aplicaciones de videollamadas para iOS y Android, donde encontrábamos a Tango entre las más útiles para iPhone y Android.

Vale recordar que Skype en sus comienzos fue una de las aplicaciones que se dijo que había crecido más rápido que cualquier otra a nivel global, y es toda una noticia saber que Tango está creciendo el doble de rápido.

Skype supo ser la aplicación más popular para videollamadas, y ha tenido uno de los crecimientos más importantes en la historia de las aplicaciones a nivel mundial, pero ahora Tango apenas 9 meses después de haber sido lanzada de modo oficial, cuenta con 17 millones de usuarios registrados (entre Apple y Android), superando la marca histórica que había obtenido Skype en sus comienzos, que había contado con 9 millones de usuarios al año de ser presentado.

Obviamente hay que reconocer que hoy en día Skype cuenta con más de 600 millones de usuarios registrados y que a Tango todavía le falta muchísimo para acercarse a ese número, pero su crecimiento en los primeros meses de su lanzamiento llama mucho la atención. Por su parte Tango quiere alcanzar la marca de los 100 millones de usuarios durante el próximo año, y si su crecimiento se mantiene estable, es muy probable que lo consiga.

Un detalle que hay que remarcar es que a Tango le llevó 4 meses alcanzar los primeros 8 millones de usuarios, y otros 5 meses para alcanzar 9 millones más, a un promedio de 2.5 millones de registros mensuales. Esto es simplemente maravilloso si tenemos en cuenta que la aplicación funciona en móviles exclusivamente, sin contar con un cliente de escritorio que le ayude a sumar más. Respecto de los usuarios activos, se cuentan unos 5.5 millones, con servicios que soportan unos 2.5 millones de minutos en llamadas diarias con un promedio de 4 minutos cada una.

Hoy en día Tango tiene aproximadamente 56 empleados en su planta de ingeniería en China, y está brindando un servicio gratuito, aunque se espera que próximamente presente características "premium" que deban pagarse aparte.

Vía TechCrunch