La crisis de BlackBerry se acentúa de forma dramática: habrá 4.500 despidos, así como un gran recorte de gastos de hasta el 50 %, de aquí al año 2015.

¡No te pierdas nuestro contenido!
Javier Lacort
20 de septiembre de 2013, 16:44
Temas: BlackBerry

La noticia que nadie quería dar. Los resultados que no queríamos ver. BlackBerry despedirá a 4.500 empleados. El fin de una era. Los años dorados de BlackBerry ya pasaron, pero sus números negros también. La histórica compañía que marcó una etapa en la telefonía móvil se hunde. Así lo ha reportado ALT1040, como tantos otros medios que se hacen eco de la fatídica noticia. Lo anticipamos ya anteayer, cuando apuntábamos a la posibilidad de que se despidiese al 40 % de la plantilla, según Wall Street Journal. La crisis de BlackBerry ha tocado hueso, y los que anhelamos que tenga una solución nos podemos ir haciendo a la idea de que no tendrá lugar a corto plazo.

Las previsiones de ingresos para el último trimestre fiscal eran de algo más de 3.000 millones de dólares. Muy por encima de los 1.600 millones que se han acabado ingresando. Esto ocurre en el contexto de una empresa que busca comprador, impotente ante un escenario en el que Windows Phone se posiciona cada vez más fuertemente en ese tercer lugar que BlackBerry aspiraba a ocupar, y que ahora se va alejando cada vez más. ¿Cómo se ha llegado a esto? Con multitud de BlackBerrys teniendo un rendimiento decepcionante y provocando la huida de los usuarios durante 2010 y 2011, con las sonadas caídas mundiales del servicio, o con un BlackBerry 10 prometedor pero que no convenció como se esperaba al grueso de los usuarios y que tampoco tenía un apoyo de los desarrolladores lo suficientemente importante.

¿Qué le queda ahora a BlackBerry? Muy probablemente, aceptar su reconversión. Salir del mercado de hardware y centrarse en su futuro como desarrolladora de software, que de hecho a día de hoy es de lo mejor que tienen. El mejor ejemplo, BBM para Android y iOS, que será lanzado mañana y pasado mañana, respectivamente. Y por supuesto, servicios corporativos como BES. Pero es hora de enfrentarse a la realidad: se acaba una era. Se cae un gigante. Nada volverá a ser como antes. Es triste y es duro, pero estaba escrito así.