Nueva York, muchos hipsters, taxis amarillos, Thorsten Heins y un Starbucks en cada esquina. Estamos en la gran manzana cubriendo el que promete ser uno de los eventos tecnológicos más importantes de este 2013, el lanzamiento de BlackBerry 10 y sus dos nuevos terminales insignia: la BlackBerry Z10 y la BlackBerry Q10, que viene acompañada del tradicional y característico teclado físico.

Y aparte de ser el día que RIM dejó de llamarse RIM para convertirse en simplemente BlackBerry, hoy es también el día en el que por fin le hemos podido poner las manos encima a un teléfono con BlackBerry 10, concretamente el Z10. Con la ilusión del geek nerd que descubre un sistema operativo por primera vez, el dispositivo nos ha dejado una cosa bastante clara: han muchas cosas bien en un sólo teléfono, sólo falta saber si las suficientes.

Peso, diseño, apariencia y otros menesteres

El Z10 está hecho de plástico, pero a diferencia de otros terminales no da una sensación "barata" o de construcción pobre, sino de un teléfono que gama alta que vale lo que cuesta. Las líneas son sobrias pero elegantes, es un terminal que lleva el sello de RIM a lo lo largo y a lo ancho, con un toque entre corporativo e informal bastante interesante.

En cuanto a peso no es ni mucho el teléfono más ligero que vayamos a encontrar con respecto a la competencia pero tampoco el más pesado, en general está bien balanceado y, detalle importante, se llega bien a casi todos lados de la pantalla con el dedo. Importante porque todo Blackberry 10 está pensado para controlarse con un dedo aprovechando los bordes del dispositivo y una pantalla demasiado grande perjudicaría esa usabilidad.

En cuanto a colores, aunque la unidad recibida hoy durante el evento es la de color negro, la blanca me parece muchísimo más agradable estéticamente (un poco más informal, eso sí).

Usando BlackBerry 10

A pesar de que el Z10 tiene muchas bondades como teléfono, bondades que analizaremos con más profunidad en nuestra reseña, lo más interesante es que es la primera puerta a probar la versión final y estable de BlackBerry 10. QNX, reinvenciones y secretos bajo la manga son el mix secreto con el que BlackBerry (BlackBerry como compañía, ya que ahora se llama así) quiere hacer un cóctel mezclado pero no agitado con el que volver a la primera línea en el mercado de los smartphones.

La pregunta más repetida relativa al nuevo sistema es ¿Puede competir contra iOS y contra Android? ¿Estamos frente a ese famoso tercer contrincante en el mercado móvil o por el contrario es un tibio jugador a lo Windows Phone o la sentencia definitiva para la compañía?

La respuesta es complicada, y parte del planteamiento no lo podemos conocer aún. BlackBerry 10 es la vuelta de tuerca a todo lo que teníamos en versiones anteriores del sistema pero echándole otros ingredientes a la mezcla muy interesantes. Por ejemplo, hay integración nativa con Dropbox y con Evernote, se han incluido aplicaciones como Remember o Story Maker que le dan valor de verdad al sistema operativo y no son meros adornos corporativos o caprichos de las operadoras.

La principal pega de BlackBerry 10 es que no es intuitivo, en absoluto, y algunas opciones están demasiado escondidas. A nivel de integración hay algunos fallos en el Hub: Por ejemplo, si lees una mención en Twitter desde la app seguirá apareciendo en el Hub hasta que la marques como leída, aunque ya sepas cuál es porque la viste en la app)

Cuando BlackBerry 10 sí funciona muy bien es cuando se enfoca desde el punto de vista de un power user. Una persona como yo que basa gran parte de su actividad laboral gracias a un teléfono móvil y que necesita a todas las aplicaciones integradas y colaborando entre sí encontrará en el Z10, al menos eso parece por el momento, un soplo de aire fresco en ese sentido.

Cámara, batería y otros aspectos del hardware

Tenía curiosidad también cómo había finiquitado BlackBerry el tema del hardware y la calidad del mismo en el Z10. La cámara, a falta de probarla con más detenimiento me ha parecido bastante normal tirando a regular, aunque acostumbrado a la de contendientes como el Xperia T y el iPhone 5 quizá sea una petición demasiado exigente para la primera horneada de teléfonos con BlackBerry 10.

Con la duración de la batería ocurre algo similar, demasiado poco tiempo como para hacerse una idea confiable pero de momento sí que puedo asegurar que no sobresale en este sentido. La pantalla es buena, los negros son muy negros, el contraste es bueno (más alto que en el iPhone 5, o eso parece a simple vista) la saturación adecuada, los colores vivos y la densidad de píxeles muy alta.

Se incluyen otras opciones como NFC, y afortunadamente está bien integrado a nivel de sistema operativo, por ejemplo he podido agregar a un amigo a BBM gracias a ello.

Conclusiones

Falta mucho por analizar, ver y desmenuzar en este BlackBerry Z10, pero las primeras impresiones dejan por delante un terminal que vamos a disfrutar reseñándolo. Para saber si es un teléfono que merece la pena habrá que esperar a ese análisis y para saber si puede competir contra lo que tenemos ahora habrá que ver cómo ha resuelto BlackBerry el tema de las aplicaciones, sin confundir que cantidad (hay más de 70.000) no es sinónimo de cantidad (generalmente suele significar lo contrario, de hecho)

Muchas cosas se quedan por tanto en el tintero para el análisis que publicaremos en los próximos días, mientras tanto preparamos una serie de posts en los que iremos explicando todos los detalles del nuevo vástago en el mercado de los sistemas operativos, con trucos detallando desde cómo capturar la pantalla en BlackBerry 10 o cómo configurar el teclado multilingüe a explicaciones de cómo son sus entrañas y configuraciones ¡Estad atentos!