Esta mañana nos despertábamos con una noticia muy importante pero que, en el fondo, era algo que muchos esperábamos que sucediese tarde o temprano: Mike Lazaridis y Jim Balsillie dejaban su cargo como co-CEOs de RIM y Thorsten Heins, que hasta la fecha ostentaba el cargo de Director General de Operaciones y Responsable de Ingeniería, asumía el cargo. Desde el consejo de accionistas del verano sabíamos que los responsables de RIM estaban siendo escrutados con lupa puesto que la compañía, en el último año, había visto cómo sus acciones bajaban un 73% de su valor, perdían terreno y, para coronar la tarta, sufrieron una caída del servicio que dejó en entredicho la arquitectura de su servicio.

Era cuestión de tiempo que todos estos tropiezos, junto a los cambios alrededor de BlackBerry 10 (como el número de terminales a lanzar al mercado con este nuevo sistema operativo), pasaran factura a una dirección que no contaba con la confianza de sus inversores y que, al final, ha tenido que dimitir para ver si un soplo de aire fresco sirve para evitar que este barco escorado en el que se había convertido la compañía es capaz de remontar el temporal y volver a navegar con cierta tranquilidad.

¿Un nuevo CEO implica una nueva estrategia en la compañía? Cinco años de bicefalia en la dirección y un retroceso en los últimos tiempos en el mercado son un indicativo que la fórmula no ha funcionado como debiera. Al final, como ocurre en muchas empresas, la bicefalia suele traducirse en que las responsabilidades se diluyen y el liderazgo no está claro. Encontrar el rumbo y hacer navegar la nave hacia él será uno de los primeros retos a los que se enfrentará Thorsten Heins, bajo mi punto de vista, en esta nueva etapa de la compañía.

Es interesante que el nuevo CEO de RIM tenga un bagaje técnico vinculado a las ventas y las operaciones (responsable de operaciones y de ingeniería, responsable de producto y ventas y varios años en Siemems), dos aspectos que la compañía necesita mejorar para volver a recuperar la confianza de los consumidores y volver a "atraparlos" con sus productos frente a la fiera competencia de Android, iOS o de un incipiente Windows Phone que, desde su alianza con Nokia, está dispuesto a dar un gran sprint. Es complicado que, a estas alturas, RIM pueda situarse más allá de la tercera plaza en cuanto a cuota de mercado pero, a día de hoy, defender el tercer puesto puede ser complicado frente a un Windows Phone que empuja fuerte y que, según Gartner, en 2014 podría ser la segunda plataforma móvil del mercado.

La verdad es que la situación en la que se encuentra la compañía es muy compleja y, seguramente, un CEO con un perfil técnico sea lo que la compañía necesita para poder encarar todos los frentes que tiene abiertos:

  • BlackBerry 10, es decir, el nuevo sistema operativo de la compañía es un proyecto que puede suponer un punto de inflexión para RIM, la diferencia entre resurgir y volver a recuperar parte del terreno perdido o perder cualquier oportunidad de reflotar el negocio. Centrarse en el desarrollo de un único terminal es una apuesta arriesgada, algo así como jugárselo todo a una única carta y, ante esta situación, me temo que Heins va a tener que estar muy encima de este proyecto.

  • BlackBerry PlayBook y la actualización de su sistema operativo son otros asuntos que están sobre la mesa de Heins y que necesitan una especial atención. Se espera que BlackBerry PlayBook OS 2.0 se lance en febrero y con esta actualización el tablet de RIM se enfocará mucho a la productividad personal y la gestión de las comunicaciones, dos cosas que RIM sabe hacer muy bien y que le podrían dar a la PlayBook un buen empuje dentro del sector corporativo.

  • La infraestructura de BlackBerry Internet Service quedó en entredicho tras la caída del servicio en el mes de octubre, un apagón que ha pasado factura a la compañía y que no se pueden volver a permitir. Si son ciertos los rumores que apuntaban a que la infraestructura se había quedado corta, quizás sea un buen momento de abordar su ampliación.

  • ¿Licenciar el sistema operativo a otros fabricantes? Esta es una de las cuestiones que se llevan comentando desde hace unas semanas y, la verdad, es algo que a día de hoy es complicado de creer. BlackBerry 10 tiene mucho que demostrar como para que otros fabricantes apuesten por esta plataforma, máxime con la pérdida de cuota de mercado de RIM. ¿Y sería descabellado pensar que RIM adoptase la plataforma de un tercero? Aunque podría ser una opción dudo mucho que Heins haya sido alzado a la cúpula de la compañía para que RIM pierda su esencia y abandone su sistema operativo.

Aunque en su presentación al gran público, Thorsten Heins ha comentado que su nombramiento no implica un terremoto en la estrategia de la compañía, sin embargo, creo que aunque no es el mejor momento de hacer cambios radicales, Heins llega a la cúpula de una compañía con demasiados frentes abiertos pero que, además, cuenta con una planta de 70 millones de clientes que debe conservar y, si cabe, aumentar con el objetivo de permanecer, de manera estable, al menos en el tercer puesto en cuanto a penetración de mercado algo que, me temo, tendrá que conseguir durante este año 2012.