¡No te pierdas nuestro contenido!

¿Se imaginan a Google como un operador de telefonía móvil dentro de Estados Unidos? Podría ser una realidad porque ya estarían en conversaciones para dar su siguiente paso, posiblemente uno de los más importantes en los últimos años que podría cambiar radicalmente el mercado móvil.

google dish

Un reporte reciente del WSJ y el NYT, respaldado por diferentes fuentes, aseguran que Google está en conversación Dish Network, un proveedor de servicios de comunicación vía satélite para desplegar su propia red LTE de telefonía móvil. Según los primeros reportes, las conversaciones están en curso pero no hay nada finiquitado sólo hay estimaciones de que posiblemente a en el segundo trimestre de 2013 se estén comenzando a realizar las primeras pruebas.

Sin pensarlo demasiado no parece un movimiento descabellado que Google esté preparándose para ofrecer su propia red de telefonía móvil cuando ya están desplegando fibra óptica en algunos estados de Norteamérica. De hecho, toma más fuerza este modelo de negocio cuando vemos la cantidad de equipos que vienen comercializando, además del crecimiento exponencial de usuarios móviles, claramente empujados por las millones de activaciones de Android.

Ahora, ¿por qué Google busca a Dish y no se lanza al agua por sí sólo? Para Google es más sencillo asociarse con una empresa que ya tenga ciertos canales establecidos antes de comenzar por sí mismo. Un caso similar fue la compra de Motorola debido a la cantidad de patentes que poseían, sólo que con Dish sería una asociación y se estarían beneficiando del espectro que ya posee además de las licencias con las que ya cuentan para que satélites puedan desplegar redes dentro del país y eso, obviamente, ya es un gran avance.

Esto sin duda pone en alerta a las operadoras locales del país (AT&T, Verizon), teniendo en cuenta los precios de Google Fiber, la forma de vender a muy bajo precio sus productos a través de Google Play como el Nexus 4 y la Nexus 7, el hecho de ofrecer voz, datos y SMS, no cabe duda que será una apuesta más que agresiva por parte de Google.