El Desire X, es el nuevo modelo de la línea Desire de HTC, una gama media, con la que HTC pretende atraer a un buen número de usuarios. Son terminales que ofrecen un buen rendimiento para un amplio grupo de usuarios y más importante aún, a un precio reducido. Vamos a analizar más a fondo todas sus características.

Diseño

Sin lugar a duda uno de los puntos fuertes de la empresa. HTC ofrece unos terminales con un diseño estéticamente muy atractivo. Son móviles que llaman la atención nada más abrir la caja. En esta ocasión, estamos ante un teléfono, sobrio, sencillo sin muchos adornos. Disponible en dos colores (blanco y negro mate) con una estructura estilizada y agradable.

Al sostenerlo, llama la atención aunque no de manera exagerada el tamaño que tiene (casi 12 cm). En contraposición a su tamaño, destaca por no resultar pesado en absoluto, más bien todo lo contrario, únicamente 114 gramos (apenas 2 gramos superior al iPhone 5).

Cuenta únicamente con 3 botones, dos para el control de volumen y uno superior para el bloqueo. Además incluye una pequeña superficie táctil en su zona inferior, en la que se incluyen diferentes controles como el botón atrás o el botón home.

Finalmente, incorpora 2 entradas una jack 3,5 mm en su zona superior y una entrada microUSB para carga y transferencia de archivos.

Un pequeño problema, reside en su cubierta posterior, la cual en determinados puntos resulta excesivamente frágil, por lo que puede llegar a ser un problema si la retiramos de manera habitual.

Procesador y batería

El terminal corre un procesador Qualcomm Snapdragon doble núcle 1 GHz, nada mal para tratarse de un móvil de estas características. Además cuenta con una memoria RAM de 768 MB por lo que puede abrir todo tipo de aplicaciones sin que influya en su funcionamiento.

El aspecto que mas me ha sorprendido de este teléfono ha sido su batería. Es algo extraño acabar el día y disponer aún de algo de batería en nuestro terminal. Ésta es precisamente una de las principales quejas de los usuarios y uno de las características en las que se solicita una mejora. El HTC Desire X, incorpora una batería de 1650 mAh ofreciendo una gran autonomía. Pudiendo aguantar con el teléfono sin cargar durante 3-4 días, con un uso moderado.

Pantalla y multimedia

Aunque suele ser costumbre que los terminales de gamas más bajas incorporen pantallas excesivamente pequeñas, HTC ha decidido unirse a la moda de las pantallas grandes y ha incluido una de 4 pulgadas, muy útil para la navegación y lectura de archivos así como para la escritura. Esta pantalla Super LED cuenta con una resolución de 800 x 480 y a pesar de lo que pueda pensarse ofrece una buena calidad de imagen, nítidas y con un gran contraste.

Una de las principales características que incorpora este modelo es sonido Beats Audio, con el que se consigue de manera considerable una mayor calidad en el sonido de las canciones. Esta mejora se consigue principalmente con un refuerzo y aislamiento de los bajos, consiguiendo una mayor potencia de sonido.

Cámara

El HTC Desire X incorpora una cámara de 5 Megapíxeles (más que suficiente para las necesidades de un usuario estándar), similar a la que se incluía en el modelo Desire C. Sin embargo, en esta ocasión se ha incorporado un flash LED y sensor BSI (para mejorar la captura de imágenes con poca luz) con lo que se ha conseguido una mejora considerable de la calidad de imagen.

Además cuenta con un gran software de fotografía en el que se incluyen aspectos muy interesantes. Uno de ellos es la opción de incluir diferentes filtros y poder verlos a tiempo real, pudiendo comprobar su efecto antes de realizar la toma.

Las demás opciones van encaminadas a establecer diferentes parámetros como la calidad de imagen y video, balance de blancos o autodisparador y finalmente una opción donde podremos configurar los modos automáticos.

HTC Sense

La señal de identidad de HTC. Una mejora considerable de la interfaz del terminal que fácilita de manera notoria su funcionamiento y rendimiento. Se agradece que se incluya esta características en modelos de gama media y no únicamente en sus modelos estrella como el HTC One X.

Cuenta con mejoras interesantes, de entre ellas me llamo la atención el car kit, una interfaz reducida (similar a la de un GPS) y limitada a aspectos muy concretos como música, llamadas y navegación, con el que se pretenden disminuir las distracciones al volante.

En cuanto a su sistema operativo, incorpora Android 4.0 Ice Cream Sandwich. Aún no se conoce si dispondrá de actualización a Jelly Bean, con el que poder disfrutar de opciones muy interesantes como Google Now y las que mejoraría de manera considerable su utilización.

Conclusión

7/10

Para analizar un terminal de estas características tenemos que conocer el público hacia el que va orientado. En esta ocasión hablamos de un usuario estándar que da un uso no muy intensivo a su teléfono, y quien busca un dispositivo el cual le permita navegar por internet, utilizar las diferentes redes sociales, jugar a videojuegos y realizar alguna que otra fotografía. Partiendo de esta base, estamos ante un buen terminal que nos ofrece un buen rendimiento, mucho mejor incluso de lo que las especificaciones técnicas puedan indicar. Al uso se siente un terminal fluido, rápido y con potencia suficiente para utilizar la gran mayoría de programas. Además puede presumir de batería, presentando una elevada autonomía y una pantalla de un tamaño adecuado para su utilización.

Por otro lado, no es tan recomendable para todos aquellos usuarios que exprimen al máximo su terminal con un uso intensivo, quienes deberían optar por modelos de gamas más altas como un iPhone 5 o un Nexus 4.

Galería­ de imágenes