¡No te pierdas nuestro contenido!

Se podría decir que el Lumia 920 es el principal argumento de Nokia para hacer volver a todos los usuarios que han perdido a lo largo de los últimos años. Se trata de un dispositivo de indudable calidad, gran tamaño de pantalla (y, por lo tanto, general) y unas prestaciones muy interesantes. Pero esto va unido a un sistema operativo que, aunque aporta muy buenas ideas, todavía está dando sus primeros pasos si es comparado con sus dos grandes rivales, iOS y Android.

Nokia Lumia 920

Tengo que admitir que tenía muchas ganas de probar el Lumia 920. Hace tiempo que mi iPhone 4 superó la madurez y no parece que la senectud le esté sentando muy bien, así que el teléfono de Nokia era uno de los principales candidatos a sucederle. Sin embargo, me echaba para atrás el hecho de que utilice Windows Phone 8. Y no precisamente por el sistema operativo, que me encanta, sino por la escasez de aplicaciones que tiene su tienda.

Sí, es cierto: hay más de 100.000 programas disponibles. Pero si algo nos enseñó Leónidas es qué es Esparta y que la calidad es tan importante como la cantidad. Y, además, en este caso el ejército de Jerjes no sólo es más numeroso, sino que cuenta con los mejores soldados. Durante el período de prueba encontré prácticamente todas las apps que quise utilizar (de hecho, tenía la esperanza de que no existiese una versión de Whatsapp para poder desconectar, pero la hay). No obstante, faltan muchas, especialmente juegos.

Esto quiere decir que el usuario medio no tendrá apenas problemas en este sentido, pero alguien que haga un uso más intensivo de aplicaciones se quedará muchas veces con las ganas. De todos modos, es justo recordar que Microsoft ha hecho una apuesta muy fuerte por su plataforma y trata de atraer desarrolladores a Windows Phone 8 y Windows 8, así que lo lógico sería que la tendencia cambiase, aunque esto ocurra de forma gradual.

Diseño

Para bien o para mal, el Lumia 920 llama la atención, esto es innegable. Como lo es el hecho de que es enorme. Obviamente, esto tiene muchas ventajas, pero también inconvenientes. Utilizar el dispositivo con una sola mano puede ser bastante incómodo, sobre todo a la hora de escribir (como veremos más adelante). En general, llegar a los extremos de la pantalla con el pulgar es algo difícil. A cambio, la colocación de sus botones físicos en un lateral hace que sea sencillo utilizarlos para cualquier persona, independientemente de si es zurda o diestra.

Nokia Lumia 920

El acabado en una pieza está muy conseguido y da lugar a un dispositivo realmente bonito (hay cinco colores disponibles: amarillo, rojo, blanco, gris y negro). A cambio, claro, no es posible cambiar la batería. El plástico del que está hecho no da aspecto cutre, a pesar de competir contra teléfonos con piezas metálicas, aunque se mancha con facilidad con su simple uso. No obstante, no todos hemos compartido esta opinión en la redacción, lo que demuestra que es una cuestión de gustos.

Tal vez la principal pega en este aspecto sea el peso, 185 gramos. Esto, unido a su tamaño, puede resultar molesto en conversaciones largas o tras un uso prolongado.

Software

Hay que reconocer que las live tiles de Windows Phone 8 quedan muy bien en la pantalla de 4,5 pulgadas (1280 x 768 píxeles) del Lumia 920. Visualmente son muy atractivas y dan muchas posibilidades de personalización. Lo mismo ocurre con las aplicaciones que tienen acceso a la pantalla de bloqueo, como la de Facebook, que pueden mostrar imágenes o información.

Pero el tamaño de la pantalla también hace que sea complicado escribir con una sola mano. En este sentido ayuda bastante el teclado inteligente, cuyo sistema de predicción aprende rápidamente (en mi caso, al menos, tardó poco en comenzar a sugerirme las palabrotas que más utilizo, que no son pocas). Esta herramienta facilita bastante la tarea de escribir, que, por otro lado, no es molesta si se hace con las dos manos.

Nokia Lumia 920

Por lo demás, la experiencia con Windows Phone 8 sorprenderá a quienes no hayan utilizado nunca un terminal con el sistema operativo de Microsoft, pero a pesar de ello es bastante intuitiva. He de decir que durante las pruebas experimenté problemas puntuales: el botón de bloqueo de pantalla dejó de funcionar en un momento determinado (aunque esto no me impidió apagar el teléfono, con lo que se resolvió este fallo) y el reloj se desconfiguró en varias ocasiones.

Hardware

El Lumia 920 tiene un procesador de doble núcleo Snapdragon S4 y 1 GB de RAM, a los que suma 32 GB de almacenamiento. Es decir, más o menos lo mismo que se puede encontrar en cualquier teléfono de gama alta. Pero lo que importa no es la lista de características, sino si su rendimiento se corresponde a éstas. Y en este caso la respuesta es afirmativa, al menos según mi experiencia durante el tiempo de prueba anterior a este análisis. Se trata de un smartphone bastante rápido y con el que no experimenté ralentizaciones cuando recibía notificaciones al utilizar alguna aplicación.

¿Y la batería? Según Nokia, con 3G activado dura 10 horas en llamada. Pero ya sabemos que estas estimaciones siempre suelen resultar algo optimistas. Y, en cualquier caso, cada persona hace un uso distinto de su móvil, por lo que es difícil concretar. De todos modos, alimentar esa pantalla no es moco de pavo, así que lo mejor es que te hagas a la idea de que deberás cargar el teléfono cada día.

Nokia Lumia 920

En este sentido, el Lumia 920 se puede cargar de forma inalámbrica (o casi inalámbrica, ya que el cargador sí debe estar conectado, obviamente). En mi opinión se trata de una novedad más curiosa que útil, pues al fin y al cabo será necesario que el teléfono se coloque en el dispositivo de carga, pero puede llegar a ser muy práctico si se universaliza este sistema, pues no será necesario llevar el cargador a todas partes.

Cámara

Pero si en Nokia presumen de algo es de su cámara de 8 megapíxeles con óptica Carl Zeiss y tecnología de estabilización PureView. Sus resultados son bastante buenos, hasta cuando hay poca luz. Por lo tanto, no es necesario recurrir al flash muy a menudo, a pesar de que lo incluye.

Mientras, con la estabilización soluciona en parte el problema que supone el tamaño de este terminal. Siempre me ha parecido muy poco práctico hacer fotografías con un teléfono, porque no es posible utilizar una mano para sujetar la base, como se haría con una cámara tradicional, y esto suele dar como resultado que las imágenes salgan movidas. En este caso, no hay que preocuparse tanto por ello.

Sin embargo, donde más luce esta herramienta es a la hora de capturar vídeo. Aquí podéis ver un ejemplo que grabamos en las oficinas de Nokia con el teléfono montado en un coche teledirigido.

Asimismo, la compañía finlandesa ha incluido una aplicación, Disparo Inteligente, con la que es posible hacer varias fotografías seguidas y después elegir la que más nos guste. Pero su utilidad principal es la de fotografiar grupos de personas, pues reconoce las caras y permite elegir la mejor de cada persona (o la peor, según el resultado que se busque) y crea una nueva imagen en función de estas selecciones. También se puede utilizar para hacer desaparecer objetos.

Prueba cámara Lumia 920

Conclusión

Resulta paradójico, pero en el Nokia Lumia 920 las ventajas y los inconvenientes son los mismos. Así, por un lado, el tamaño del terminal y de su pantalla hacen que navegar por Internet, ver vídeos o jugar sean experiencias asombrosas. Pero también suponen un peso muy elevado y problemas de escritura. Esto se puede solucionar con práctica y costumbre, respectivamente, pero para ello es necesario que el usuario esté dispuesto a hacerlo.

8/10

Por otro lado, decantarse por este sistema operativo conlleva renunciar a unas 500.000 aplicaciones adicionales a las que sí se tendría acceso con un iPhone o un Android (algunas muy utilizadas, como Instagram o Spotify). A cambio se consiguen una experiencia y una interfaz completamente diferentes e intuitivas. Y lo más lógico sería que al menos las apps más importantes terminasen llegando a la plataforma.

Por lo demás, se trata de un dispositivo de gran calidad, con una buena cámara y con herramientas interesantes (además de las mencionadas, hay otras como un GPS con mapas de todo el mundo e indicaciones de voz, por ejemplo). Todo ello hace de él un teléfono muy recomendable, aunque, eso sí, algo caro (a España llegará a mediados de enero y tendrá un precio de 699 euros libre).

Galería­ de imágenes