No tengo ninguna duda de que 2011 será el año del NFC (Near Field Communication), y de que durante ese año y de forma progresiva, todos vamos a acabar pagando nuestras compras a través del móvil y sin necesidad de meter mano al bolsillo para sacar la tarjeta de crédito.

Google (junto con Samsung) fueron los primeros que incluyeron la tecnología en el Nexus S a inicios de 2011. Acto seguido, apareció el Samsung Galaxy S II también equipado con el mismo chip. Dos de los móviles que más unidades se prevé que vendan durante el próximo año, preparados ya para entrar de lleno en esta nueva forma de pago.

A partir de ahí, no han parado de aparecer nuevas adhesiones de compañías del sector de la tecnología móvil: Blackberry, Nokia, iPhone 5 (con sus pequeñas dudas, eso sí), Movistar/Vodafone/Nokia. Y no sólo eso, sino que cualquier terminal antiguo podría beneficiarse de esta tecnología gracias a tarjetas de memoria SD, carcasas para móviles o tarjetas SIM que llevarán integrado el chip NFC (tal como ya anunciamos tras nuestra visita al stand de VISA en el MWC). Eso sí, los fabricantes de ese terminal antiguo tendrán que ponerse las pilas para actualizar el software debidamente.

Visto esto, sólo era cuestión de tiempo que WP7, el último (aunque quizás no por mucho tiempo) de los grandes sistemas operativos móviles que faltaba por decidirse, haya finalmente anunciado oficialmente el "sí quiero".

Según se informa hoy, Microsoft incluiría soporte NFC en sus terminales a través de la famosa actualización de software por llegar (Mango), algo a realizar en breve.

En cuanto al hardware, los terminales equipados con el chip NFC saldrían al mercado antes de finales de 2011, con lo que se espera que lleguen a tiempo para aprovechar toda la estructura de pagos que se habrá montado por aquel entonces, Recordar que es necesario equipar a las tiendas con los lectores correspondientes, papel que en principio correspondería a los bancos, al igual que sucede ahora con los lectores de tarjetas de crédito.