A pesar de la estabilidad y robustez del sistema, se nota como iOS no está envejeciendo bien y como carece de prestaciones básicas en otros sistemas operativos. Apple tiene una oportunidad de oro para congraciarse nuevamente con sus usuarios... aunque quizás sea la última.

Temas: Apple Opinion
Más de: IOS, IOS 7

En 2007 Apple lanzó un terminal al mercado que representó el comienzo del cambio. En los siguientes años, Apple cimentó su reputación con el lanzamiento de la App Store y las evoluciones introducidas en lo que acabó llamándose iOS, su sistema operativo móvil. Sin embargo, iOS no está envejeciendo nada bien, y sufre de carencias suplidas con creces en otros sistemas operativos. Con la WWDC a la vuelta de la esquina todos esperamos impacientes las primeras pinceladas sobre iOS 7 ya que Apple se juega mucho de su futuro con la nueva versión del sistema operativo y los futuros dispositivos.

Apple debe abrir los ojos y comprobar que el mercado norteamericano no es más que un espejismo de lo que acontece a nivel mundial. La fortaleza del iPhone en Estados Unidos contrasta con la cada vez más decadencia en mercados importantes como el Europeo, donde Android está arrasando cada vez más. Ya no es sólo que Apple se niegue a seguir las corrientes del mercado en aspectos físicos como tamaño de pantalla, es que su sistema operativo, a pesar de ser uno de los más estables y fluidos, tiene carencias que están cansado a los usuarios. iOS 7 podría ser el último cartucho en la recámara de Cupertino para volver a los niveles que le deberían corresponder por naturaleza.

Imagen: Viadeo

Imagen: Viadeo

Las ventas del iPhone han estado siempre cimentadas en un conjunto de factores, desde la robustez de los terminales a la calidad del servicio técnico, pasando por un sistema operativo fácil y sencillo de manejar y terminando en un aura chic que lo convirtió en objeto de deseo para estar a la última. Sin embargo, con fabricantes como HTC realizando magníficos trabajos de diseño y con Samsung gastando más y más dinero en campañas de publicidad para ganarse el estatus de compañía cool, a Apple no le queda otra que volver a destacar con iOS 7 si no quiere depender de factores en los que ya no tienen la exclusiva.

Y no es que iOS sea un sistema operativo malo de por si, que no lo es. El problema es que muchos rivales han evolucionado factores que, comparativamente, muestran la debilidad de iOS en la actualidad a nivel de innovación. Hace unas semanas exponía cual era mi opinión sobre como debería ser iOS 7 y, tristemente, la mayoría de factores que echaba de menos en mi iPhone ya estaban disponibles de serie en otros sistemas operativos, o bien podía obtenerlos mediante jailbreak.

iOS 7

Pero los usuarios de iPhone no queremos comprometer la seguridad de nuestro dispositivo sólo para poder activar cuatro tweaks que son la norma general en otros sistemas. Apple debería escuchar de una vez a sus usuarios y adaptar iOS 7 no sólo a la norma del año 2013, sino volver a ser la compañía visionaria que cubre necesidades inexistentes, adelantandose a las espectativas del mercado, más que seguir siendo una compañía que meramente copia lo desarrollado por otras.

Sabemos que la compañía está en un proceso delicado debido a la transición desde Scott Forstall a Jony Ive, nuevo responsable de diseño tanto a nivel industrial como de interfaces. Sin embargo, el tiempo se le acaba a Apple. Cada vez son más los usuarios de iOS descontentos con ganas de experimentar algo nuevo. iOS 7 puede ser el último cartucho que le quede a los de Cupertino para retener usuarios veteranos a la vez que captar nuevos. Después, puede ser demasiado tarde.