Nokia decidió que su renacer, tras el fracaso de Symbian frente a otros sistemas operativos móviles como Android o iOS, sería de la mano de Windows Phone, que también se reinventaría tras lo anticuado y tosco que resultaba Windows Mobile. Otro fabricante emergente se suma al sistema operativo de Redmond: Huawei ya tiene casi listo su Windows Phone, confirmando los rumores de las últimas semanas.

Ha sido filtrado por Arkady Markaryan, empleado de Huawei, quien ha colgado una fotografía en Twitter que, live tiles mediante, deja claras las intenciones a corto plazo de Huawei: aprovechar el gran impulso que le han dado sus éxitos con terminales Android para tener cubierto también un porcentaje del mercado de Windows Phone. Y se introduciría en este mercado con un dispositivo de diseño bastante familiar, pues recuerda al HTC One X por la cámara trasera saliente, aunque con un frontal más recto.

De esta información se ha hecho eco GSMArena, quien además confirma algunas de sus especificaciones técnicas:

  • Pantalla de 4 pulgadas WVGA
  • Procesador Dual-core Krait 1'2GHz
  • Chip NFC
  • Batería de 2000mAh
  • Cámara de 5 MP

La peor noticia es la de su pantalla. WVGA significa resolución VGA pero alargada, lo cual indica que la resolución no pasará de 480 píxeles de ancho, y presumiblemente 800 de alto. Estas pantallas tuvieron su momento en 2009, hace más de tres años, con terminales como la HTC HD2, o el Samsung Galaxy S, pero sacar un terminal a finales de 2012 (será presentado en 2013) es ir demasiado al arrastre, cuando Huawei ya mostraba síntomas de pasar la etapa mediocre al empezar a sacar dispositivos tan impresionantes como el Huawei Honor 2.

Este nuevo terminal, bautizado con el nombre de Ascend W1, mostrará sus credenciales en el Consumer's Electronic Show de Japón el próximo mes de enero, debutando así en el mercado Windows Phone, de momento sólo en Asia. Ojalá los smartphones que vengan tras él con este sistema operativos sean bastante mejores que éste.