¡No te pierdas nuestro contenido!

Una de las apuestas de Nokia por mantenerse en países en desarrollo es este terminal, aunque yo diría que es un smartphone.  Obviamente no contamos con un gran procesador de doble núcleo o una cámara de fotos con PureView, pero sí contamos con las aplicaciones imprescindibles para tener en un terminal que se conecta a Internet y nos permite estar siempre en contacto. Una muy buena inversión por menos de 100€ libre.

Nokia Asha 311

No es nada rara la apuesta, ni mucho menos inútil, apunta a lo que creo que es un buen mercado, amplio y que realmente cubre una necesidad; otra cosa será cómo funcione en el mercado real, pero la idea de poder tener aplicaciones dedicadas para Facebook, Twitter, WhatsApp, Tuenti y demás por un precio casi de risa (teniendo en cuenta que es un teléfono inteligente) me parece muy buena. Realmente me pareció un buen terminal, manteniendo siempre en la cabeza su precio y a dónde apunta, obviamente no intenta sustituir un iPhone, un Lumia o un Galaxy.

Diseño, pantalla y cámara

Aquí es donde más se nota el recorte de precio, como en casi todos los terminales de gama baja, es plástico y se nota en el acabado y tacto, aunque en la parte inferior tiene un tipo de plástico diferente con acabado mate que le da un toque curioso. Es pequeño, cabe en la palma de la mano perfectamente y es muy manejable, aunque a veces puedes caer en esa sensación de que se te va a escapar de las manos de lo pequeño que es (106 x 52 x 12.9 mm, 92 cc), además, pesa sólo 95g.

En cuanto al diseño del terminal tenemos varias partes: por el lado superior tenemos tres conectores: carga, microUSB y jack de 3.5mm para audio. Me parece curioso que incluyan un puerto específico para el cargador de 2.5mm de Nokia cuando por el microUSB también puede cargarse el teléfono; supongo que tendrá que ver con la "estandarización" del antiguo cargador de Nokia y la probabilidad de que ya tuvieras uno en casa. En el lateral derecho tenemos botones para controlar el volumen y bloqueo y apagar/encender pantalla del terminal. Al frente, como no, está la pantalla de 3.0" a 240x400 píxeles TFT, que, como punto muy a favor, tiene una pantalla capacitiva y resiste arañazos. Abajo de la misma tenemos botones para llamar, colgar y apagar el teléfono, liderados por una banda de aspecto metálico que rodea el teléfono. Sinceramente, le iría mejor sin ella, los toques metálicos en plástico nunca me gustaron, cosa que también critiqué en el Lumia 610.

Bajo la luz del sol la pantalla tampoco es una maravilla, como podría ser la de un Lumia 900, pero volvemos a lo mismo, no intenta competir contra estos teléfonos de gama alta, sencillamente intenta acercar los terminales con funcionalidades avanzadas a mercados emergentes o gente que no quiere gastarme una cantidad exagerada de dinero en un teléfono por tener WhatsApp.

Nokia Asha 311

Hablamos de una cámara de 3.1Mpx que se comporta muy bien, aunque no esperemos funcionalidades avanzadas, está claro que Nokia sabe hacer los ojos de sus teléfonos. Siempre con el precio en la mente, es una cámara que nos puede sacar fácilmente de cualquier toma que necesitemos hacer o que puede servir para guardar algún recuerdo especial, pero no esperéis maravillas durante la noche, ya que no cuenta con un flash o con una gran apertura de lente.

Batería

Este aspecto creo que ya todos nos lo imaginamos, Nokia hace gala de una buena duración de batería, superando, con creces, a cualquier smartphone disponible, aunque la comparación no sea del todo justa por el uso que se le da, sí que tiene cierto sentido al estar conectado a 3G la mayoría del tiempo.

En características, la batería es una BL-4U de 1100 mAh y Nokia dice que dura hasta 696 h (2G) / hasta 768 h (3G) en espera y hasta 14 h (2G) / hasta 6 h (3G) en tiempo de conversación. Con un uso intensivo durante el día en las pruebas, aguantó muy bien la jornada laboral y de ocio; a pesar de su poco peso y pequeño tamaño, la batería se comporta muy bien.

Software

Nokia Asha 311

Esta es la parte más interesante sin ninguna duda por la cantidad de software exclusivo que Nokia ha metido en el terminal y el valor añadido que aporta a un teléfono de gama baja. En concreto, las aplicaciones y juegos con las que podremos contar out-of-the-box son tan conocidas como Angry Birds, Twitter o Facebook, teniendo la posibilidad de añadir cualquiera de la Ovi Store a voluntad o manualmente, WhatsApp se encuentra dentro de las que podemos incluir.

El navegador, teniendo en cuenta sus limitaciones, da buenos resultados, aquí es donde más se nota el rápido procesador que Nokia ha incluido en el terminal, que alcanza velocidades de smartphone, a 1Ghz. La experiencia de navegación es casi completa y el scroll es muy aceptable.

Dentro del sistema operativo encontramos varios detalles, como una barra de acceso rápido que se despliega igual que la de notificaciones de un Android, pero sirve como acceso directo a las funcionalidades más usadas de nuestro terminal desde cualquier parte.

La pantalla principal se estructura en tres vistas, la principal que es la lista de aplicaciones con scroll vertical y, deslizándonos hacia la izquierda o la derecha encontramos una especie de escritorio donde tenemos la hora y nuestras aplicaciones favoritas o un reproductor de música que nos muestra la carátula del disco de la canción que estemos escuchando en ese momento, con opción a manejar listas de reproducción o canciones aleatorias desde el mismo. El movimiento entre estas pantallas es aceptablemente fluido.

Conclusión

7/10

Un teléfono que vale la pena para empezar a adentrarse en el mundo de los smartphones sin tener que gastar mucho dinero, aunque una vez que te enganches a Twitter o WhatsApp lo suficiente, empezarás a ahorrar para pasar a terminales más completos y con más abanico de posibilidades en cuanto a aplicaciones, bien sea un Android o un Nokia Lumia 610. La pregunta es si los 50€ de diferencia entre este Nokia y un Android de gama baja valen la pena en la primera compra. Personalmente opino que es lo mejor que te puedes comprar por menos de 100€, pero quizá valga la pena ahorrar un poco más de tiempo y empezar por una gama baja de Android.

Galería­ de imágenes