No es ningún secreto que Samsung le debe mucho a su gama Galaxy S. Otros teléfonos de la compañía han tenido cierto éxito, pero han sido los Galaxy S los que han logrado batir todos los récords de ventas de la empresa. Hacemos un repaso por la historia de estos modelos y su peculiar relación con otra saga galáctica.

¡No te pierdas nuestro contenido!
12 de marzo de 2013, 16:04
Temas: Samsung

El Galaxy S IV de Samsung será presentado el próximo día 14 de marzo en Nueva York. Todavía no se han confirmado sus características (aunque ha habido varias filtraciones), pero nadie duda que el teléfono se convertirá rápidamente en el buque insignia de la compañía, como lo hicieron la gran mayoría de sus predecesores. Pero la historia de los Samsung Galaxy S también incluye varios dispositivos que probablemente no merezcan llevar el nombre de la gama y otros 'bastardos' valerosos, cual Jon Nieve.

La gama Galaxy (sin S) fue la primera de la firma coreana que utilizó Android. En general eran dispositivos avanzados, pero todavía muy lejanos a lo que estamos acostumbrados a ver en estos terminales, tanto a nivel de prestaciones como de diseño. Por lo tanto, la historia de los Samsung Galaxy S comenzó en junio de 2010, en una galaxia muy lejana...

Galaxy S: Una nueva esperanza

Historia de los Galaxy S: Galaxy S

No vamos a andarnos con rodeos: El papel que tuvo el Galaxy S fue tan importante para Samsung como para Android. Es cierto que a lo largo de la historia del sistema operativo de Google ha habido grandes teléfonos, pero la llegada de la gama alta de Samsung fue vital. Porque sin el Galaxy S no existirían el Galaxy S II ni el Galaxy S III, que han sido los terminales que realmente han levantado la serie.

El Galaxy S tiene una pantalla Super AMOLED de 4 pulgadas con una resolución de 800 x 480, es decir, unos 233 píxeles por pulgada. Para los estándares actuales es poco (aunque tampoco estaría entre los peores dispositivos del mercado, ni mucho menos), pero hace dos años y medio era una muy buena resolución.

Además, contaba con un procesador Exynos 3110 a 1 GHz, 512 MB de RAM y 8 o 16 GB de almacenamiento. Su cámara de 5 megapíxeles sin flash era, posiblemente, su peor característica, pero daba la talla. Como vemos, los cimientos de la historia de los Samsung Galaxy S (al igual que los de la saga Star Wars) fueron sólidos.

Galaxy S II: Samsung contraataca

Historia de los Galaxy S: Galaxy S II

El Galaxy S II fue el teléfono que demostró al mundo que Samsung era una potencia en el mercado de los teléfonos inteligentes y que Apple no era la única compañía capaz de vender millones de unidades de sus terminales. Más tarde los 10 millones de teléfonos vendidos en 5 meses serían ridiculizados por su sucesor, pero eso es otra película.

En lo que respecta a las especificaciones técnicas, tampoco supuso un cambio sustancial respecto al primer Galaxy S, pero sí se nota la tendencia hacia la gama alta que culminó con el S III. Un procesador Cortex A-9 de doble núcle a 1,2 GHz, 1 GB de RAM y 16 o 32 GB de almacenamiento (que pueden llegar hasta los 64 mediante tarjetas MicroSD). Sin embargo, la pantalla de 4,2 pulgadas volvía a quedarse en una resolución de 480 x 800 píxeles.

Pero lo más importante, como decimos, es que la recepción fue muy buena (fue elegido teléfono del año por la GSMA). No sólo se trataba de un gran teléfono, sino que, además, el público mostró estar de acuerdo con esta afirmación. Cuando Samsung anunció en enero que la gama Galaxy S había superado los 100 millones de unidades vendidas, este teléfono estaba por encima de los 40 millones.

De hecho, se podría decir que el mayor rival del Galaxy S II fue, precisamente, el Galaxy S III. Obviamente, en el mercado tuvo contrincantes mucho más poderosos (el iPhone, sin ir más lejos), pero nos referimos desde un punto de vista 'histórico'. Si no fuese por todo lo conseguido por el S III, los números de este teléfono serían todavía más impresionantes. Y tampoco hay que olvidar que muchas de las cifras alcanzadas por el que todavía es el miembro más reciente de la gama Galaxy fueron logradas con anterioridad por el último terminal que se pudo adquirir en color negro.

Galaxy S III: El retorno del Jedi

Historia de los Galaxy S: Galaxy S III

Sin duda alguna, el mejor Galaxy (con o sin S) hasta la fecha. El teléfono que consiguió competir de tú a tú con el iPhone en lo que a ventas se refiere (de acuerdo, tal vez no consiguió ganar, pero sí competir). Además, su llegada supuso el mayor rediseño en la historia de los Galaxy S, a falta de ver lo que aportará el cuarto modelo.

Y si el Galaxy S II batió récords, el Galaxy S III los pulverizó. Tal vez lo más impresionante sean los 20 millones de teléfonos que se vendieron en tan solo 100 días (es decir, poco más de tres meses) o los más de 40 millones que había logrado en enero de este año.

También es cierto que en la historia de los Samsung Galaxy S, el paso al tercer modelo de la gama supuso el mayor salto en características técnicas hasta la fecha. Procesador de cuatro núcleos a 1,4 GHz, 1 GB de RAM, 16 o 32 GB de almacenamiento... La cámara de 8 megapíxeles sigue siendo su talón de Aquiles, pero a cambio la pantalla consiguió superar los 300 píxeles por pulgada (en concreto, la densidad es de 306). Eso sí, el precio, 699 euros libre, tampoco es ninguna broma, aunque se mueve en torno a las cantidades que estamos acostumbrados a ver en la gama alta.

Galaxy S III mini: La amenaza fantasma

Historia de los Galaxy S: Galaxy S III mini

¿Qué pasa cuando coges una saga exitosa y tratas de aprovecharte de este éxito con un producto mediocre? En el caso de Star Wars, las precuelas; en el de la galaxia telefónica, el Samsung Galaxy S III mini, un smartphone que sólo se parece al S III en el nombre. Sus características, modestas, recuerdan más a los anteriores modelos de Galaxy S que al mejor teléfono que ha lanzado Samsung hasta la fecha.

Un procesador de doble núcleo a 1 GHz, 1 GB de RAM y 8 GB de almacenamiento no son malos números, pero están muy lejos de lo ofrecido por su tocayo. Y, a esto hay que sumar la pantalla de 4 pulgadas con una densidad de 233 píxeles por pulgada. En general, sus entrañas recuerdan a las del primer Galaxy S, que, recordemos, llegó al mercado dos años antes. Y cuando hablamos de un terminal que cuesta 329 euros (libre), esto no es buena noticia, pues la competencia es feroz (y tiene forma de Nexus 4).

Así pues, ocurre más o menos lo mismo que con La amenaza fantasma. No es una mala película de por sí (aunque está muy lejos de ser una obra maestra), pero al formar parte de un conjunto de gran calidad (ya hablemos de películas o de teléfonos), desentona. Podría haber sido perfectamente un Galaxy Ace o un Galaxy mini (sin la S) más. El problema es que entonces habría sido simplemente un Galaxy Ace o un Galaxy mini más.

Galaxy Nexus: Un nuevo comienzo

Historia de los Galaxy S: Galaxy Nexus

Para hablar del 'primo' de los Galaxy S cambiamos de saga, pero sin abandonar la temática galáctica. Realmente podríamos aprovechar este apartado para mencionar a cualquier otro terminal Galaxy (principalmente los Note, cuya cuota de mercado es bastante sorprendente), pero preferimos recordar el Nexus por un motivo: es muy posible que vaya a ser el principal rival del Galaxy S IV. Ya sea el actual o el próximo.

La gama Nexus siempre se ha caracterizado por ofrecer teléfonos muy baratos, prácticamente a precio de coste, pero con unas características sorprendentes. Ahora mismo es difícil encontrar un producto de gama alta con mejor relación calidad/precio que el Nexus 4 y es de esperar que Google continúe con esta tendencia (aunque la duda es cuál será el próximo fabricante).

Galaxy S IV: La nueva trilogía

El nuevo miembro de la familia, el Samsung Galaxy S IV, se presentará el próximo 14 de marzo. Por lo tanto, a diferencia de lo que sucede con la nueva trilogía de Star Wars, que aún no tiene fecha de estreno, pronto podremos comenzar a opinar sobre el dispositivo. Lo cierto es que hay muchas esperanzas puestas en él y será difícil que decepcione (de nuevo, a diferencia de la saga que está en manos de George Lucas), pero todo podría ocurrir.

Sea como fuere, la historia de los Galaxy S ya se puede considerar historia de la telefonía, al menos de la reciente. Mientras, nuevas sagas telefónicas buscan hacerse un hueco en un mercado cada vez más saturado y en el que destacar es ya prácticamente un logro. Que la fuerza les acompañe.