Por más que tenga algunas cosas negativas como la falta de salida HDMI o la interfaz S-Life/TouchWiz 3.0 el Samsung Galaxy S va a ser uno de los Android estrella de este año y tiene con qué dar batalla. Repasemos entonces las características del Galaxy S que lo hacen tan interesante:

Pantalla táctil Super AMOLED de 4 pulgadas:

Sin dudas una de las tecnologías que me gustaría experimentar este año es la pantalla Super AMOLED de Samsung que además de ofrecer una imagen mucho más brillante consume menos energía que una pantalla tradicional. Si comparamos una Super AMOLED con una AMOLED tradicional: 20% más brillante, 80% menos de reflejo de luz solar y 20% más batería. Y con 4 pulgadas, el Galaxy S tiene la Super AMOLED más grande del mercado hasta ahora.

Memoria interna de 8 o 16 GB: ya hay varios teléfonos que vienen con esta cantidad de memoria interna pero sigue siendo un punto altísimo sobre todo si lo comparamos con otros Android nuevos como puede ser el HTC EVO 4G con sólo 1GB.

El Android más rápido del mercado: todavía hay polémica por el chipsets que traerá el Galaxy S ya que no lo revelaron en el comunicado de prensa oficial, pero según Samsunges el Android más rápido con tres veces más poder de procesamiento gráfico que Snapdragon (el que tiene el Nexus One por ejemplo). Todavía se espera la confirmación oficial pero se rumorea que sería el procesador S5PC110 Hummingbird.

El Android más delgado:

Con tan sólo 9.9 mm, el Galaxy S es lo más finito que se puede encontrar en el mercado con Android. Imaginen que si el Nexus One con 11.5mm les parecía delgado, este lleva las cosas un paso más allá. Y otra vez es gracias a la pantalla Super AMOLED que es más delgada que el resto.

Batería mejorada: el procesador tiene un proceso de fabricación de baja energía de 45 nm y la batería de 1500 mAh del Samsung Galaxy S es igual a la del Evo 4G pero gracias a varios avances técnicos (como la pantalla), dura más.

Vía AndroidAndMe