Experimentar es bueno hasta cierto punto, y Samsung ha sobrepasado ese punto con el Samsung Galaxy Golden, un smartphone condenado al fracaso por su elevado precio, sus características técnicas y su concepto del pasado.

¡No te pierdas nuestro contenido!
21 de agosto de 2013, 11:48
Temas: Samsung

Experimentar siempre es bueno, pues se pueden descubrir grandes cosas que anteriormente eran desconocidas. Sin embargo, en esos experimentos siempre hay que mantener algo de sentido común para que no acaben convirtiéndose en una tragedia, y eso es lo que parece que Samsung no ha hecho con su último dispositivo, el Samsung Galaxy Golden, un smartphone de categoría flip phone con especificaciones de gama media y un precio totalmente desorbitado.

En el interior de este Samsung Galaxy Golden encontramos un SoC de dos núcleos a 1.8 GHz, una cámara de 8 megapixels y otra de 1.9 megapixels, batería de 1820 mAh, Android 4.2.2 Jelly Bean y dos pantallas de 3.7 pulgadas AMOLED con una resolución de 480 x 800. Es decir, nos encontramos con un hardware de gama media que está a la altura de otros smartphones de la compañía como Galaxy S4 Mini... etc.

Samsung Galaxy Golden

Peor lo realmente interesante de este dispositivo es que, al igual que Samsung Hennessy, nos da un viaje al pasado volviendo al concepto de smartphones flip phone o, como popularmente se han conocido 'tipo concha'. Eso sí, a diferencia de aquellos modelos, este incorpora dos pantallas AMOLED (una dentro y otra fuera) que nos permiten acceder a las diferentes funciones del dispositivo sin necesidad de abrirlo.
El concepto es totalmente contrario a lo que demanda el mercado actualmente
Hasta aquí todo es medianamente aceptable, pues, aunque el concepto es totalmente opuesto a lo que el mercado demanda actualmente (que son pantallas táctiles), puede que haya un pequeño público que siga interesado en este tipo de dispositivos (sobre todo las personas mayores). Sin embargo, su precio de USD$750 hace que este Samsung Galaxy Golden esté condenado al fracaso y pierda por completo sus escasas posibilidades de llegar a un mercado. Así pues, podríamos decir que el Samsung Galaxy Golden ha nacido muerto, pues dudo que alguien pague USD$750 por un smartphone flip phone y especificaciones de gama media cuando hasta los smartphones de gama alta actuales son más baratos que este Samsung Galaxy Golden.