Fue sin duda uno de los reyes de este CES 2013, el Xperia Z que Sony presentó en Las Vegas está llamado a convertirse en uno de los terminales más interesantes de la próxima generación y un estándar que probablemente defina algunas de las características que veremos en los siguientes terminales Android de la competencia. Por ejemplo, un perfil ultradelgado, resistencia a los golpes, al polvo, la arena y a la suciedad además de ser sumergible serán prestaciones que poco a poco comenzarán a expandirse al resto de smartphones.

Hemos tenido la oportunidad de conocer de primera mano como es el nuevo Xperia Z en una serie de demos que la compañía nipona está realizando para la prensa. A falta de probarlo en detalle en en análisis que publicaremos durante los próximos días, el Xperia Z nos ha dejado un sabor de boca muy bueno, con algunas funcionalidades que pasamos a detallar.

Diseño

Con el Xperia S, Sony empezó a dar unos pasos tímidos con dirección a distinguir a sus terminales por el diseño, fórmula que refinaron con el Xperia T y que han llevado a la perfección con el caso del Xperia Z. Muy delgado (a simple vista igual que el iPhone 5), cuadrangular y ligero, es prácticamente un prisma perfecto si no es por el botón de bloqueo y desbloqueo en el lateral derecho. Dentro de ese simbolismo con el que siempre le gusta a los japoneses adornar su productos, dicho botón quiere significar la "entrada" al mundo Xperia, el punto de conexión.

Se elimina, eso sí, el botón dedicado para la cámara que sí estaba en el Xperia S y el Xperia T, con funciones añadidas tan interesantes como el disparador rápido que permitía tomar la foto en apenas un segundo. El motivo según nos dicen en Sony es para que no compita con este nuevo icónico botón de bloqueo/desbloqueo. Las opciones para controlar el volumen se sitúan, curiosamente, en la parte inferior del terminal y a la derecha, no arriba y a la izquierda como suele ser costumbre. El resultado es mucho más cómodo y ergonómico, pudiendo controlar el bloqueo de pantalla y el volumen con una sola mano y sin realizar posturas incómodas.

Resistencia al polvo y la humedad

Es, como hemos dicho, uno de los principales reclamos del Xperia Z. Ese diseño tan cuadrado, que Sony denomina Omnibalance, se ve empañado quizá por unos bordes de algo que parece plástico gomoso pero que en realidad es carbono y que está destinado a aislar las preciadas entrañas del terminal del polvo, la suciedad y la humedad. Y lo consiguen decentemente como vamos a ver, pero al mismo tiempo ese aspecto inmaculado lo sacrifican con unos bordes más bastos, menos uniformes y peor cuidados.

¿Cómo de efectiva es esa resistencia? Pues en general parece bastante buena, el teléfono aguantó sin mayores problemas varias sumergidas en una bañera y en un bote lleno de arena. Eso sí, después de varias pruebas y como puede comprobarse en la imagen la lente se llenó de agua y todos los bordes estaban llenos de suciedad acumulada. Resistente sí, pero no tanto.

Los respectivos huecos para el micrófono y altavoz también se llenan de suciedad con facilidad y a pesar de que el diseño en general está cuidado al extremo como hemos dicho también es de agradecer el vigilar este tipo de detalles. De nada sirve un teléfono resistente a los elementos si luego el altavoz facilita que se le quede acumulada la arena.

Pantalla

Pero la joya de la corona sin ninguna duda en el Xperia Z es la pantalla. Con una densidad de 443 píxeles por pulgada el único teléfono capaz de plantarle cara ahora mismo es el Ascend D2 de Huawei. Es el elemento que más llama la atención en todo el teléfono y cuando está apagada muestra un negro tan profundo que resulta indistinguible del borde del teléfono. La saturación de colores, la definición y la fluidez con la que el Snapdragon S4 de Qualcomm y los 2GB de RAM mueven el terminal son excelentes en todo momento.

Aparte Sony ha querido meter también un poco de tecnología marca de la casa y ha dotado al Xperia Z de tecnología Bravia Engine 2, la evolución del Bravia Engine que habíamos visto en los anteriores Xperia y que consigue todavía mejores resultados de imagen. Unido a esa calidad, el formato de la pantalla resulta idóneo también para ver películas o series a 1080p, algo que creo que la compañía debería empezar a aprovechar y promocionar cuanto antes. Muy buenas impresiones para una pantalla que habrá que analizar a fondo y comparándola contra otros terminales como el HTC One X+ o el iPhone 5 pero de la que por el momento podemos asegurar que ha dejado el listón bien alto.

En cuanto a la resistencia, las 5 pulgadas del terminal están recubiertas por una lámina inastillable y realizadas en vidrio Dragontrail, capaz de aguantar hasta 60 kg por centímetro cuadrado. Durante la demostración, la persona encargada no dudó un momento en golpearlo repetidamente contra la mesa sin que se apreciase despúes un solo rasguño.

Cámara

Con sus sensores Exmor, Sony se ha posicionado como uno de los mejores fabricantes de cámaras para teléfonos móvil y el Xperia Z hace buena gala de ello. Desafortunadamente, la compañía realizó la demo en un lugar con poca luz y tras el anochecer así que los ejemplos de fotos tomadas con el terminal tendrán que esperar frente al análisis. De momento lo que podemos adelantar es que son 13 Megapíxeles y que ese sensor Exmor RS va a dar mucho de qué hablar.

En Sony no tuvieron ningún tipo de reparo en compararlo directamente sobre la mesa de muestras contra un Samsung Galaxy S III y los resultados de una prueba realizada para tal efecto eran abrumadores. Unido a todo, el sensor Exmor RS permite grabar en vídeo HDR directamente así que no nos queda duda que cuando toque analizarlo la comparativa contra el resto de alternativas del mercado va a ser más que interesante.

Modo Stamina, Miracast y NFC

Lo analizaremos con más profundidad, pero el Xperia Z se acompaña de algunas funcionalidades extra interesantes como el modo Stamina que corta todas las conexiones vía 3G cuando se bloquea la pantalla, por ejemplo. Si hay alguna aplicación que nos gustaría dejar encendida aún con la pantalla bloqueada (WhatsApp o Facebook) pueden agregarse como excecpciones. La utilidad real del modo Stamina habrá que verla en detalle pero le hecho de poder prescindir del 3G cómodamente cuando el teléfono está en el bolsillo puede ser muy interesante.

Miracast es la tecnología de duplicación de pantalla que Sony ha escogido para el Xperia Z permite pasar la pantalla del teléfono al televisor con un simple toque del dedo y funciona con todos los dispostivos compatibles con dicha tecnología. El NFC también juega un aspecto importante en este aspecto y reproducir música en altavoces NFC compatibles se puede realizar con acercar los dispositivos.

Conclusión

En lugar de intentar repetir la misma fórmula, o de adoptar la simple técnica de meter un subidón de características a lo bruto (más núcleos, más procesador, más píxeles, más de todo lo que haga falta) es interesante ver como consiguen mantener el enfoque centrándose en hacerlo cada vez mejor. El Xperia Z es, después de haber jugado un rato con él, uno de los terminales más interesantes que he probado en bastante tiempo y uno de los que más posibilidades tienen de alzarse con la corona al nuevo mejor teléfono con Androdid.

Lo podréis ver con más calma en el Mobile World Congress de este año y empezará a venderse de manera internacional a finales de febrero unos días antes de la feria. Por el momento nosotros podremos ponerle las manos encima definitivamente dentro de unos días y pasarlo por nuestro banco de pruebas para publicar una reseña a fondo.