La apuesta de Nokia es clara. Aunque no ha descuidado por completo el N9 con MeeGo, el interés de la compañía finlandesa está puesto en Windows Phone, de manera más concreta, en la línea de smartphones Lumia. Después de sus primeros meses en el mercado, ¿qué tal le ha ido a Nokia con sus móviles basados en Windows Phone? Según reporta el sitio Bloomberg, en un promedio de 22 analistas se estimó que la línea Lumia vendiera 1.3 millones de dispositivos hacia finales del año pasado.

La estimación representa muy buenos números para Nokia, tomando en cuenta que los Lumia 800 y Lumia 710 salieron a la venta apenas en noviembre, seis meses después de que se hiciera oficial el acuerdo para trabajar con Microsoft. El estimado de Bloomberg se realizó tomando en cuenta las opiniones de 22 analistas, las cuales se tradujeron en proyecciones con un rango entre 800 mil y 2 millones de dispositivos vendidos, de los cuales sólo un analista expuso que las ventas deberían ser menores al millón.

Con móviles de buen diseño y precios competitivos, que en general se pueden considerar buenos terminales, Nokia está en camino de recobrar su lugar como uno de los fabricantes más importantes del mundo. En la compañía que dirige Stephen Elop se están haciendo bien las cosas, como escuchar a los usuarios y responder con actualizaciones o el nuevo buque insignia de la línea, el Nokia Lumia 900 que pudimos apreciar durante el CES 2012 y llega con prestaciones para plantar cara a cualquera en el mercado.

Claro que la cifra aún sitúa a Nokia a años luz de los 30 millones de iPhone que se estima Apple vendió en tan solo el último trimestre de 2011. Y aunque igualar los números de Apple sería una meta que se antoja imposible –al menos por ahora--, la buena recepción que están teniendo los smartphones de Nokia con Windows Phone sin duda beneficiará a la compañía finlandesa, que durante el año pasado perdiera 19 mil millones de dólares en valor de mercado.